Posteado por: diariodelgallo | abril 2, 2008

CRÍTICA LITERARIA EN GUATEMALA por Liliana Pellicer

literatura.jpg

Criticar a la crítica
¿Reciben las obras literarias en Centroamérica un trato adecuado de los comentaristas?

Por Liliana Pellicer

“La obra literaria se me presenta como una parte concreta, objetiva, de la realidad, susceptible de ser sometida a un análisis crítico, como todas las partes de la realidad y, como ellas, con instrumentos propicios para ese fin”, apunta Dante Liano en su libro La crítica literaria. Ciertamente, un creador no puede pretender que su obra artística permanezca alejada de todo análisis, apartada en un desierto estéril. Sin embargo, el creador sí puede exigir que dicho análisis sea profesional, que la crítica esté basada en teorías literarias y que se haya utilizado una metodología que permita alcanzar resultados objetivos.

Un lector más atento

“La crítica literaria debe incluir la ubicación del autor y a la obra en su contexto, un análisis del tema, del argumento, de los personajes (si se trata de una obra narrativa) y la facilidad comunicativa del autor a través del lenguaje, de los recursos retóricos, de la musicalidad (si se trata de un poema o de una prosa poética). Una vez analizados todos los aspectos mencionados, tanto de contenido como de forma, debe hacerse un juicio crítico”, comenta la crítica guatemalteca Marcia Vázquez Schwank. El objetivo de este trabajo debería ser, según Luz Méndez de la Vega, académica de la Lengua y Premio Nacional de Literatura, encontrar la verdad esencial de la obra, su por qué y para qué, su relación con el medio en el que nace y su posible trascender nacional e internacional. En resumen, un crítico no es más que un lector más atento cuyo deber es hallar qué hizo el autor para impactar e intentar traducírselo al lector para que goce más la obra.

Este tipo de crítica, basada en un estudio exhaustivo de la obra, no es fácil de encontrar en Centroamérica. “No existe en toda la zona una crítica literaria en rigor.

Se publican muchos libros que oscilan entre el elogio o el rechazo, pero no hay una evaluación académica seria que proponga para el debate y oriente a los lectores”, analiza Álvaro Darío Lara, crítico salvadoreño. De hecho, como opina Vázquez Schwank, no puede decirse que exista verdadera crítica en Centroamérica: “No se hace uso riguroso de los recursos teóricos para enfrentar los textos de manera profesional. Por ser sociedades muy cerradas, y donde todos nos conocemos, prevalece el temor a ofender y desde luego los escritores no aceptan la crítica porque la consideran poco seria o subjetiva (en el sentido de relativo que se le da al término, no el filosófico del sujeto que observa el objeto)”.

Por amor al arte

Esta falta de calidad de la crítica se debe, en algunas ocasiones, a falta de preparación de los críticos. “Uno de los mayores problemas de la crítica centroamericana es que se reduce a valoraciones de escritores y profesores que no tienen estudios especializados en el tema”, comenta Lara. Esto opinión es respaldada por Hellen Umaña: “El trabajo es ejercido por personas que viven de otra cosa, lo hacen por amor al arte”, explica. Sin embargo, no todos los críticos están de acuerdo en este punto.

Luz Méndez de la Vega considera que, al igual que en otras zonas del mundo, en Centroamérica se dan varias formas de crítica literaria cuya “madurez” depende de la calidad profesional de quien la ejerza. “En ese sentido, en Centroamérica, hay una crítica profesional universitaria, de escritores reconocidos y de críticos experimentados en secciones culturales de diarios y revistas. Aunque, a la par, proliferen los comentarios subjetivos, y hasta de compromiso amistoso o de rencor personal”, comenta.

¿Escritor o crítico?

Muchas veces este rencor viene de la competitividad, pues muchos críticos son, a su vez, escritores. “Esta dualidad no debería darse ya que el escritor tiene suficiente responsabilidad y trabajo en construir una obra”, opina Álvaro Darío Lara. “Además, aunque a la crítica debería partir de una ética, lo cierto es que, muchas veces, los analistas se dejan llevar por los celos o por la competitividad”, agrega. Sin embargo, no se puede generalizar, pues en Guatemala existen algunos escritores sin formación de críticos que han hecho una excelente crítica, como Augusto Monterroso o Luis Cardosa y Aragón.

Mientras, los escritores se respaldan en la poca objetividad de los críticos para no aceptar análisis adversos a sus obras, a pesar de que los más interesados en que se publiquen son ellos, como asegura el dramaturgo salvadoreño Carlos Véliz: “Como creador estoy interesado en que se haga buena crítica. Una crítica adversa, cuando viene del conocimiento y en buen tono, la respeto y la tomo como un punto de vista”.

Muchos escritores intentan quitar valor al crítico aduciendo que “son escritores frustrados”. Pero, como dice Lara, “el crítico también tiene un talante de creatividad y puede ser muy artístico. No debe estar subordinado a la obra ni situarse por encima”.

La crítica de una creación literaria es, a su vez, una creación que puede ser artística. Quien sabe si, con el tiempo, la crítica centroamericana llegue a ser aún de mayor calidad que las obras que critica.

Clases de crítica

Según La crítica literaria en el siglo XX, de Fernando Gómez Redondo, existen diferentes maneras de aplicar las metodologías del análisis crítico:

  • Manifiesto crítico:
    Texto breve, urgente, nacido de una confluencia de causas históricas, sociales, estéticas concretas, que requieren una definición.
  • Ensayo crítico:
    Conectado con una determinada obra literaria desde la que se elabora una amplia visión del fenómeno de la literatura, sin el menor carácter descriptivo; no se pretende “describir el escribir”, sino reflexionar sobre las múltiples facetas que se ponen en juego en la creación literaria. Se trata de un autor que, desde su experiencia estética personal, ha construido un sistema de ideas que le permite establecer unos juicios e interpretaciones que pueden adquirir el rango de procedimiento analítico.
  • Crítica periodística:
    Es fundamental el papel mediador que juega al difundir una serie de valores de apreciación estética. A través de su columna periodística o reseña, este crítico puede ser de gran importancia a la hora de trazar las líneas maestras de la visión literaria, más o menos oficial, de una época.
  • Crítica literaria:
    Conjunto de tratados, ensayos o manuales en los que se ofrece un pensamiento sistemático, un conjunto ordenado de reflexiones sobre la literatura en todos sus aspectos.
  • Historia de la crítica literaria:
    Estudios en los que se hace una valoración general de las diversas corrientes que se han ido sucediendo en la labor de definir y de precisar la crítica literaria.
About these ads

Responses

  1. meparesesuper bien loscuentos


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 369 seguidores

%d personas les gusta esto: