Posteado por: diariodelgallo | enero 14, 2009

LOS FANTOCHE de Carlos Solórzano

los-fantoches

Carlos Solórzano es un dramaturgo guatemalteco, pero que ha realizado toda su labor literaria en México. En esta ocasión, comentaremos una de sus obras breves, titulada Los fantoches. Trata sobre los tradicionales fantoches de México, que son una especie de piñatas con pólvora para que los niños puedan hacer estallar. Habitualmente, se quema un fantoche para semana santa que represente a Judas Iscariote, pero existen otras figuras tradicionales, como el cabezón, la muñeca, el viejito, etc.

La obra de teatro consiste en un cuarto donde se encuentran varios fantoches: una mujer, un joven, un artista, un cabezón, un viejito y un judas. Un hombre anciano es quien hace a los fantoches, y una niña escoge diariamente a uno para hacerlo estallar.
Primero escoge al azar a Judas; de forma curiosa, los fantoches ven por la ventana a ver qué pasa con él, y observan su trágico final, llenándose de angustia, y preguntándose por qué el anciano permite eso.
Al llegar nuevamente la niña, escoge desea escoger otro fantoche, pero no al azar. Todos tienen miedo de que sean los elegidos. Al final, es el artista el de la suerte. Los fantoches escuchan cómo lo hacen estallar.
Nuevamente, entra la niña y quiere escoger al azar al próximo fantoche; empieza a dar vueltas en el escenario con el dedo hacia el frente, y escogerá al que señale al dejar de dar vueltas. La niña se para y señala hacia el público.
Por las características que presenta el drama, se considera que es conveniente realizar una crítica marxista, ya que la obra denota una alegoría de la sociedad, tal como lo manifiesta en la descripción de sus personajes:
Personajes:
EL VIEJO QUE HACE A LOS MUÑECOS
SU HIJA (Niña)
LOS FANTOCHES
LA MUJER (Que ama)
EL JOVEN (Que trabaja)
EL ARTISTA (Que sueña)
EL CABEZÓN (Que piensa)
EL VIEJITO (Que cuenta)
EL JUDAS (Que calla)
Lugar: Este mundo cerrado.
En Los fantoches están representados los sectores de la sociedad que han representan al proletariado. La mujer representa a todas las mujeres; el joven, a los obreros; el artista, a los artistas; el cabezón, a los intelectuales; el viejito, a las personas de la tercera edad, y el judas, a los marginados. El viejo que hace a los fantoches es la figura de Dios, y la niña representa a la muerte.
Según las visiones de cada personaje, se pueden infereir las diferentes concepciones de trabajo.
El joven tiene el trabajo de golpear un tambor:
JOVEN: No hay que perder el tiempo. A trabajar. (Se sienta y se apodera de un tambor. Con este tambor, a veces sonoro, a veces sordo, expresará el latido del corazón y la naturaleza de sus emociones.)
El artista también tiene trabajo, aunque más bello, según sus palabras. Cambia los colores violetas de su traje por el rosado; al siguiente día, cambia el rosado por el violeta.
El viejito cuenta papeles de colores que han quedado de los fantoches que han desaparecido por la explosión. Los guarda y los cuenta; los atesora.
El cabezón tiene el trabajo de pensar, de encontrar el porqué de las cosas.
La mujer, aparentemente, no tiene trabajo establecido. A media obra, pide al viejito que elabora fantoches que le dé un muñeco, para que ella lo cuide. Sólo judas no trabaja de los fantoches.
Con base en estas descripciones de trabajo, se puede establecer cuál es la estructura social que Solórzano plantea en la obra.
Para el joven, el trabajo es sólo si produce ruido. Cuando discute con el artista éste le indica que lo que él hace también es trabajo, y, enojado, el joven empieza a hacer sonar más duro su tambor.
La visión de la mujer es misógina dentro de la obra, ya que ésta tiene un vestido por el que se le salen los alambres, lastimando a cualquiera que se le acerque. Ella anda en busca de quién la abrace, pero nadie quiere. Ofrece besos a cambio de trabajo, pero nadie está interesado.
Sólo, ya encaminada la obra, logra que el joven se le acerque, quien, a pesar de que se siente lastimado por los alambres de la mujer, decide continuar, ya que se encuentra excitado.
Fruto de esta unión, el viejo que realiza fantoches le otorga a la mujer un pequeño fantoche, el cual le proporciona su razón de ser, ya que se siente con la obligación de cuidarlo. Esta visión machista es la que fundamenta el papel de la mujer dentro de la obra.
Tanto para el joven como para el artista, el mundo debe transformarse, como dicta la teoría marxista. Sólo que, la diferencia es que, para el joven, el trabajo que transforma es el del obrero, y para el artista, por supuesto, el arte.
Sin embargo, existe en el artista una concepción de inutilidad de su obra. Cuando descubren el fin trágico que les espera, el artista expresa una propuesta, que podría representar a los artistas del Romanticismo:
Si se ha de ser nuestro fin, vamos a juntarnos todos, acerquemos a nosotros una cosa encendida y volaremos por el aire en un solo estallido, como una bomba gigantesca y todos esos como nosotros a quienes el viejo no ha puesto aún el terrible cartucho en el centro del cuerpo y mil rayas de colores y tus papeles y tu vestido con picos… Talvez ésa… es la única libertad que podemos desear.
El artista luego fue escogido para hacerlo estallar, con lo cual se denota la concepción del autor sobre los artistas en la vida real, que son los primeros en sacrificarse, y que la sociedad no los apoya.
El cabezón se debate en tratar de comprender la naturaleza de las cosas. Consciente de que debe pensar, aunque no sabe en qué, pide silencio a los demás fantoches.
Luego, el artista le proporciona una pista, ya que le dice que los fantoches han sido rellenados de un polvo, que está guardado en una caja que dice “peligro, explosivo “.
El cabezón, con esto, empieza a reflexionar sobre la naturaleza de su cuerpo. Pero, al observar la explosión de Judas, los estudios, que podrían clasificarse en Biología, pasan al campo de la Filosofía, ya que empieza a preguntarse sobre el ser y sobre el porqué de la existencia.
Luego, al darse cuenta de que el viejo que hace fantoches no hace nada por proteger a sus creaciones, empieza a tratar de entender sobre la naturaleza de sus acciones (o no acciones),con lo cual, sus pensamientos se acercan más a la Teología. Por último, al darse cuenta de que en cualquier momento él podría morir, el cabezón empieza a pensar sobre su vida misma.
El viejito es, como se indicó, la representación de las personas de la tercera edad, que ya no tienen vida laboral, y que únicamente guardan recuerdos de lo que fue su vida, como en la obra que el viejito guarda papeles de colores de otros fantoches, y los cuenta varias veces.
Para el resto de los fantoches, la explosión le parece una atrocidad, pero para el viejito le parece un fin lógico, incluso necesario. Él no se aleja de la posibilidad de que la niña lo escoja para prenderle fuego; en cambio, hasta le pide que lo haga. Sus meditaciones van en torno al porqué no se le ha hecho explotar.
El Judas representa a los marginados. Entre los fantoches corre una voz de que él era un traidor o algo así; no están muy seguros de que lo sea. El viejito dice que no puede ser traidor, ya que él estaba antes de que llevaran a judas, y nunca lo vio cometer traición.
El Judas calla, no se queja y se deja llevar sin oponer mucha resistencia para que sea explotado. Indica que fue la sociedad quien lo clasificó como traidor, como malo; es decir, está marginado por los mismos fantoches, en un proceso histórico, sin saber exactamente las causas.
El viejo que hace a los fantoches se describe como un viejo sacerdote o monje, indicando que ésta es la figura de Dios, pero la que ha expuesto la religión.
Dentro de la obra, Dios es un viejo sordo, que no escucha las quejas, y que no hace nada por proteger a su creación. Es cierto que ha creado a los fantoches a su imagen y semejanza, pero no por ello significa que se sienta ligado sentimentalmente a ellos.
La imagen de Dios no es lejana, pero sí es completamente inútil. El cabezón le recrimina por qué desde que se fabrica un fantoche se le instala la pólvora y el mortero que los hará estallar, indicando que desde que se nace, se está destinado a morir. La niña no es más que la muerte, tan caprichosa como un infante, y que escoge sus víctimas al azar, y no por alguna razón en especial.
En general, toda la ideología de Los fantoches podría enmarcarse en la corriente filosófica del Existencialismo. Para los existencialistas, no hay más allá que la existencia, y ésta sólo es pasajera, en cualquier momento abandona la vida del cuerpo y, se acabó, tal como sienten los fantoches.
En conclusión, Los fantoches intenta dar una visión de la sociedad, cuyos miembros, cualquiera que fuera su actividad, están destinados a un final trágico, que sólo una niña caprichosa puede otorgar. ¿Y Dios? Sí existe, pero no escucha.

Teatro breve, de Carlos Solórzano, México, Lecturas Mexicanas, 1986. 118 pág. ISBN: 968-29-0986-4

About these ads

Responses

  1. SOLICITO TEXTO DE LA OBRA TEATRAL “LOS FANTOCHES” DE CARLOS SOLORZANO
    URGE.
    GRACIAS.

  2. para desarrollar un proceso mas integro en dramaticacon un grupo de estudiantes de arte, hemos decidido analizar el contexto de esta obra…pero se nos ha dificultado encontrarla.
    espero su colaboracion
    juliana

    • Buenas tardes, soy hija de Carlos Solórzano, con mucho gusto, escribame a mi correo, dejeme sus datos y le puedo decir en donde lo puede encontrar.
      Saludos afectuosos,

      • Qué agradable y honorífico dirigirme a una hija de Don Carlos a quien he admirado siempre. Puede usted a ayudarme a conseguir “Las Manos de Dios” para montarla aquí en Antigua Guiatemala? En 1975 en el Festival Antigueño de Teatro la monté con los institutos INVAL-INSOL habiendo ganado el primer lugar por la calidad de obra. Luego el terremoto y se perdieron libros y más con Los Fantoches, El Hechicero, La Sinventura donde yo encarnara a Don Pedro en la UP. En fin ya viejo y dirigiendo el grupo municipal de esta emérita ciudad quisiera tener el alto honor de montar esa obra. Ayúdeme por favor y un saludo con toda mi admiración para ese gran hombre a quien nunca he podido conocer personalmente pero todos sabemos qué personaje es. Y si fuerra posible saber el correo de su Padre sería para mí mucha honra. Gracias

      • Hola Beatriz, gusto en saludarte.
        Mi nombre es Pamela, soy actíz egresada del IP Duoc uc de la Universidad Católoca (Santiago- Chile) y quería saber si hay una posibilidad de adquirir las obras “Los Fantoches” y “La Manos de Dios” en formato electrónico.
        Si puedes ayudareme te lo agradecería mucho.
        Mis felicitaciones a Carlos Solórzano por su dramaturgia y la opinión política-social que plasma en ellas.

        Espero tu respuesta.

        Pamela Gárate.

      • Hola, tengo días tratando de encontrar la obra de teatro los fantoches y no la he podido encontrar, te agradecería mucho si me ayudaras a encotrarla.

      • Hola, buen dia
        soy mexicano tengo 25 años y vivo en puebla, dirijo un pequeño grupo de teatro aqui, con estudiantes de la Lic. en Arte Dramatico de la BUAP. he metido una solicitud para una beca en produccion escenica. Mi pregunta es si me la llegaran a otorgar habria algun problema con los derechos de Autor respecto a “los fantoches”, para poder montarla?.
        gracias.
        saludos desde mexico

      • Por favor quisiera localizar a Carlos Solorzano, agradeceria muchisimo, quisiera montar “Los fantoches” y agradeceria cualquier dato para montar la obra!!!!

      • Hola, busco Mea Culpa, soy mexicano. ¿Cómo puedo adquirir el texto?

  3. Buenas tardes, escribo por la misma razón que muchos de los que han escrito antes, me gustaría conseguir la obra Los fantoches. Si alguien pudiera decirme cómo conseguirla o si me la pudieran enviar por correo lo agradecería. Mi correo es cris1107@hotmail.com
    Hasta entonces

  4. ***Rellenitos***
    Dulcitos por dentro,
    dulcitos por fuera,
    bañaditos de azúcar
    cristalina…

    Hechos con paciencia
    y dedicación…
    Ante la gana y urgencia
    de los patojos que esperan.

    Hechos del fruto tropical
    de las entrañas de mi tierra,
    plátanos cortados justo
    en su punto…

    Que luego de cocidos
    se amasan con diligencia,
    hasta lograr su consistencia.

    Frijolitos cocidos mesclados
    con azúcar y canela,
    o manjar blanco al centro.

    Luego envueltos en sí mismos
    las llamas los cocinan
    alcompas del aceite que los
    hace moremos como la teclas
    de la marimba que le canta
    a Chapinlandia…

    Mas los patojos ya no aguantan
    y los devoran calientitos
    los deliciosos rellenitos
    que son como mi tierra.

    Tierra morena que emana
    dulzura en su gente…
    Dulzura en sus frutos
    y bañada por dos mares
    altivos sonoros.

    Oxwell L’bu

  5. ***Genialidades de la Vida***
    Generaciones tras generaciones
    regidas por ideas del pasado,
    que muy pocos se atreven a cuestionar.

    Mas ¿Cuando se ha visto a un niño
    postergar la felicidad?
    ¿Cuándo fue que aprendimos esa
    manía de deprimirnos?

    Pues las genialidades de la vida
    no nacen de mentes deprimidas,
    sino de corazones contentos…

    Las mejores jugadas en un partido
    no son aquellas que se fraguan
    en el pisaron…
    Si no las que nacen en un momento
    de total inspiración…

    Porque las cosas más innovadoras
    que se han creado han surgido
    de mentes que nunca han renunciado
    a imaginar…

    No es cuestión de cuanto se sabe,
    no es el coeficiente intelectual,
    los que determinan nuestra
    amargura o felicidad…

    Pues la genialidad más grande que
    en esta vida podemos lograr,
    es el darnos cuenta que no precisamos
    de mas para alcanzar la felicidad…

    Oxwell L’bu

  6. ***Fantasmas Virtuales***

    Correr de forma desenfrenada

    aun sabiendo que de esta vida

    no te llevaras nada es la paradoja

    de nuestro existir…

    Nos preocupa la apariencia

    y ese caballito comercial

    que llaman moda…

    Nos aturde la posibilidad de

    no poseer esos juguetes costosos

    que pronto quedan obsoletos.

    Nos dicen: la vida es relativa

    y que no existe nada absoluto,

    hemos sido convencidos y por

    eso renunciamos a pensar…

    Y si nos atrevemos a opinar

    se nos tacha de dinosaurios.

    Buscamos compañía

    Sin ser capaces de atrevernos

    conocer a otros…

    Pues preferimos refugiarnos

    en nuestro celular…

    Insistimos tanto en nuestra

    agenda tan cargada…

    Donde no queda tiempo

    para nada…

    Más aun así nuestro tiempo

    en la computadora es sagrado,

    nos hemos vuelto fantasmas

    en una realidad virtual,

    pues no soportamos la realidad

    que construimos.

  7. Hola mucho gusto, sabes mis amigos y yo deseamos dramatizar algunas obras, ya que amamos la actuaciòn, el ùnico detalle es que no tenemos ni una…. Y la verdad no sabes cuantas ganas tenemos de dramatizar… Espero que nos ayudes te estaremos muy agradecidos y las obras que deseamos son LOS FANTOCHES, EL CRUCIFICADO, LAS MANOS DE DIOS Y EL SUEÑO DEL ANGEL. Esperamos tener muy pronto en nuestras manos el texto de dichas obras, QUE DIOS TODOPODEROS DERRAME BENDICIONES SOBRE TI Y TU FAMILIA. MIL GRACIAS

  8. hola

    la obra es buenisima, genial te deja un buen sabor de boca simplemente hay que ponerle atencion para poder comprenderla y que realmente se transmita el mensaje que la misma quiere dar de lo contrario solo se vera en el escenario unos lindos muñequitos… me encanta esta obra


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 349 seguidores

%d personas les gusta esto: