Posteado por: diariodelgallo | octubre 29, 2009

LITERATURA COLONIAL GUATEMALTECA (introducción)

la colonia

La literatura producida en Guatemala durante la Colonia abarca tres etapas. La primera comprende las obras de conquistadores, misioneros, catequistas y lingüistas, o sea, excepción hecha de Bernal, aquellos autores que prepararon instrumentos culturales necesarios para el sometimiento de los pueblos nativos. A la segunda pertenecen las obras de los “cronistas” y de algunos poetas menores, La tercera abarca la literatura producida bajo el influjo dela Ilustración y engloba obras que llegan hasta los momentos finales de la Colonia y los comienzos de la época independiente. La literatura colonial de las dos primeras etapas exhibe una evidente pobreza cualitativa. Constituye, ante todo, parte de un proceso de “despegue” civilizativo: el de las nuevas tierras novohipanas.

Se escribe en una lengua que aún no ha enraizado plenamente en lo americano y apenas sí manifiesta el sentimiento de pertenencia a una nueva entidad sociocultural. Representa, además el punto de vista del vencedor, y no la “visión de los vencidos”: es la voz del dueño hispano o de su prolongación: el criollo. Pertenece esta literatura a unas tierras en donde todo estaba en trance de hacerse, desde los edificios hasta las instituciones; en consecuencia, las letras aparecen como parte de este hacerse: son utilitarias, didácticas, sin que contengan salvo muy raros casos valores estéticos; éstos se buscan en la literatura hispana, cuyo desarrollo ofrece al lector de nuestras tierras nombres de singular valía, como Garcilaso, Cervantes o Quevedo, además del abundante caudal de las novelas pastoriles.

La estructura económica correspondiente a la primera etapa no era, por cierto, propicia para el florecimiento del arte literario. Nobles o plebeyos, los americanos estaban más preocupados por enriquecerse perfeccionar el sistema colonial de explotación que por dedicarse a la creación literaria strictu sensu. Conforme este sistema se consolida, irán apareciendo potas o narradores de mayor aliento. Pero, aún en el momento cuando la “voz guatemalense” comience a afirmarse, y nuestras letras configuren un proceso de crecimiento cualitativo, será posible advertir en ellas el rasgo colonial, la huella de la dependencia: habrá muchos caminos que recorrer, antes de llegar hallazgo de una literatura que trasunte, en contenidos y signos, rasgos esenciales de lo guatemalteco (y aún así, nuestras letras seguirán siendo la voz de una élite culturalmente desarrollado, la expresión de unos pocos letrados en un país de analfabetos).

Cuando llegue la Ilustración, nuestra literatura alcanzará un estilo más depurado y una mejor consistencia temática, así como un “sabor” más americano, manifestado en la actitud hacia los problemas de estas tierras y en el manejo de un idioma en el cual se advierte ya el mestizaje. Pero el sentido didáctico o utilitario, tan manifiesto en cronistas o catequistas, aumentará en vez de disminuir, sólo que ahora al servicio de otras doctrinas e ideologías, cuya presencia será determinante en las luchas por la emancipación política. Estaremos, entonces, no tanto ante una literatura de creación –novela, cuento, poema épico, poema lírico…- sino más bien ante una literatura erudita, polémica combativa, de difusión científica, de propagación filosófica; aun la lírica se verá subordinada a este tipo de intenciones.

Pero a diferencia de España, en donde la literatura de creación experimenta, después del Siglo de Oro, concretamente desde la segunda mitad del siglo XVIII, notable descenso del cual no empieza a recuperarse sino dos siglos más tarde, entre nosotros aquella etapa de la Ilustración constituye un jalón en el progreso de la literatura nacional, Doctrinaria, didáctica, ideologizante, esta nuestra literatura de la segunda mitad del XVIII y primeros decenios del XIX constituirá, por una parte, un aspecto de la afirmación nacional y de la búsqueda de la independencia, y por otra, una base sobre la cual se asentará el desarrollo de las letras guatemaltecas posteriores a la emancipación política.

Historia de la literatura Guatemalteca.

Francisco Albizures y Catalina Barrios.

About these ads

Responses

  1. ala que bien guate tiene algo bueno aun estando muy peligrosa guate te amooooooo muxoooooooo

  2. le falta informacion

  3. ola
    0:)

  4. muy buen material para trabajar

  5. olitaazz haha fijo0 estaa bueeniizzimaa laa infoo. ‘ :3 :$

  6. que interesante es conoser mas de Guatemala, que bn me servira para copia de mi examen ntt bromas, servira para mi conferensia internasional en Peru que cool

  7. necesito nombres exactos de personas autores , no me sirvio para nada lo de aya arriba

  8. muy bueno gracias

  9. muy bueno (no lo he leído) jajaja

  10. Me gusta saber mas de la litertura colonial y la literatura precolombrina

  11. me va a servir para el trabajo de comunicacion y lenguaje


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 371 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: