Posteado por: diariodelgallo | abril 9, 2010

LA ILUSTRACIÓN EN GUATEMALA

En este marco peculiar dentro del cual operan las nuevas ideas en las colonias hispanas,  en Guatemala, y al decir este nombre pensamos en la Ciudad de Santiago, cabeza intelectual del Reino, sede de la Universidad de San Carlos, Fundada en 1676, y única que para entonces funcionaba en todo lo que hoy es América Central.

Desde luego, saltan de inmediato los nombres de Fray José Liendo y Goicoechea, José Felipe Flores, José Cadalso y Narciso Esparragosa.  Con ellos la enseñanza universitaria sufrió una fuerte sacudida: la experimentación –el conocimiento por medio de los sentidos- fue proclamada como base de la ciencia; la filosofía aristotélica-tomista fue cuestionada; la física experimental y la matemática, puestas en sitio relevante.

Pero no fue sólo la acción de estos sabios en la universidad, pues en ella sus actividades padecieron, más de una vez, repudio o aversión; fueron también sus escritos y fue su prestigio, su autoridad moral.  Y más que la universidad, la acción de la Sociedad Económica de Amigos del País, promotora de la ciencia, avanzada de la “modernización”.  Los señalamientos y las sospechas recaídos sobre ella constituyen la mejor prueba de su eficacia innovadora.

Y luego, la prensa.  Primero la Gazeta de Guatemala, en su segunda época, con sus páginas abiertas a las nuevas ideas, bien patentes en el alegado de Bergaño publicado el 21 de mayo de 1804.  Luego, El Editor Constitucional y El Amigo de la Patria, comprometidos ya claramente en las tendencias hacia la emancipación política.

Guatemala no estuvo aislada, pues, de la evolución general de las ideas operada en Hispanoamérica a finales del siglo XVIII e inicios del siglo XIX.  Y aparte de no estar aislada, produjo realizaciones singulares generadas por las nuevas ideas.  En los partidarios de éstas reside la raíz del espíritu liberal y democrático que animará a hombres como Pedro Molina y Marian Gálvez.  En los opositores, el fundamento de las actitudes tradicionalistas de Carrera, Pavón o Aycinena.

El panorama, entonces, dentro de las condiciones más bien provincianas de nuestra ciudad, fue caracterizado por;

-       La penetración de las nuevas ideas.

-       La polémica aguda entre innovadores y tradicionalistas.

Pero todo esto fue materia de cultas minorías formadas básicamente por criollos y peninsulares económicamente bien situados.  Las mayorías nacionales vivían de espaldas a estas circunstancias.

About these ads

Responses

  1. Un buen panorama de la ilustración en la Guatemala de esa época puede encontrarse en:

    Salazar, Ramón A.; “Historia del desenvolvimiento intelectual de Guatemala”. Con prólogo de Hugo Cerezo Dardón. Segunda edición. Editorial del Ministerio de Educación Pública, Biblioteca Guatemalteca de Cultura Popular “20 de octubre”. Tomo I (Volumen 11, páginas I a XV y 1 a 128); Tomo II (Volumen 12, páginas 133 a 270); y, Tomo III (Volumen 13, páginas 271 a 413). Guatemala, abril y mayo de 1951 (reproducción de la primera edición de 1897, editada por la Tipografía Nacional).


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 369 seguidores

%d personas les gusta esto: