Posteado por: diariodelgallo | febrero 12, 2011

CRÓNICAS DE LA ANTIGUA GUATEMALA de Agustín Mencos Franco

Publicada por Piedra Santa (piedrasanta.com), esta obra se inscribe dentro de la corriente hispanoamericana que a finales del siglo XIX y principios del XX intentó fundir los hechos histórico con las tradiciones populares. La obra combina la crónica con la crítica irónica al régimen liberal de su época

Ni buscado con candela se encontraba por aquellas décadas, en la vasta extensión del Reino de Guatemala, mozo más calavera y pendenciero que don Juan de la Bárcena y Medinilla.

La ley prohibía la libertad religiosa; pero él profesaba descaradamente el paganismo y rendía culto público a Birján y Marte, a Venus y Baco.

Nadie más feliz en el tresillo y en el chanquete, ni más hábil en eso de entenderse a cuchilladas con el prójimo. De lo primero eran la prueba las pingües ganancias que recogía en las recepciones nocturnas del señor presidente; y de los segundos daban testimonio los lanas y los alguaciles a quienes más de una vez rompió la crisma y calentó las costillas.

Venus y Baco eran, sin embargo, sus dioses favoritos.

Era seguro.

Cuando no pasaba las horas del día en la alegre compañía de una moza de la vida airada, se le veía paladeando muellemente el sabroso Valdepeñas en la tienda de don Antonio Justiniano, el comerciante más rico del barrio de Santo Domingo.

Y era infalible.

Cuando no dormía la mona en su habitación, pasaba la noche, toledana al cinto, chambergo hasta las cejas y capa hasta las narices, atisbando alguna dulcinea por los arrabales.

* * * * *

Anita Molinos era sin duda la mengala más preciosa y resalada de cuantas viera en sus orillas el Pensativo.

Sus ojos lanzaban chispas, su boca manaba miel, su seno despedía aromas, todo su cuerpo era una gracia.

Nadie como ella más hacendosa en el hogar, ni más caritativa con los pobres; pero como lo mismo servía para un barrido que para un fregado, ninguna le echaba el gallo en eso de bailar el zapateado y cantar una tonada.

Admiradores no le faltaban, como no faltan moscardones alrededor de la fragante rosa. Nadie, sin embargo, podía jactarse de haber chupado el néctar de sus labios; y así fue que la rosa aquella continuó siendo por algún tiempo la tirana de los muchachos y la envidia de las muchachas, la reina de los rumbos y el alma de los velorios.

En uno de ellos la conoció don Juan y desde entonces quedó enamorado perdidamente.

Creyó el tenorio antigüeño que sería fácil la conquista de tal Inés, pero se dio con una piedra en los dientes, porque cuanto más abundaban las cartitas y los versos, los obsequios y las serenatas, tanto mayores eran las calabazas que recogía.

Pero como la constancia mata la caza y la gota de agua horada la piedra, consiguió el objeto de sus aspiraciones cuando menos se lo creía.

Érase un rumbo de los más mentados que se dio en el barrio de San Sebastián para celebrar la conclusión de la novena del Niño, al que no faltaron, por supuesto, ni Anita ni su cortejo. Contúvose al principio el impaciente galán; pero apenas menudearon las libaciones y se le subieron las copas a la cabeza, arremetió contra todos sus rivales y al que no puso en vergonzosa fuga le dejó fuera, de combate.

Rasgo de audacia fue aquel que añadió nuevos prestigios a los que ya tenía por su carácter y su figura.

Y vean ustedes lo que son las cosas. Lo que no lograron los más valiosos obsequios ni los más apasionados juramentos lo consiguió el valor; porque poco después de aquella escena dio ella el ansiado sí y… un día de tantos, sin la bendición del cura, se entiende, voló la dichosa pareja a fabricar su nido en una finca de las afueras de la ciudad.

*****

Feliz fue la apasionada pareja por algún tiempo: pero una noche (cuenta el cronista Vásquez) el 18 de febrero por más señas, dormía tranquilamente en blando lecho… ‘cuando traca, traca, traca, vinieron los famosísimos temblores de 1651 que tan amargos recuerdos dejaron en los anales de la Colonia. Volaron las tejas como pajas, repicaron por sí solas las campanas, derramóse el agua de las fuentes, desgajáronse los peñascos, huyeron a las calles los animales domésticos, descendieron a la ciudad las bestias salvajes y hubo un león, continúa el citado cronista, que llegó al Palacio del Ayuntamiento, rompió los papeles que estaban pegados en las columnas y desapareció por el barrio de Santa Lucía.

Al sentir tan terribles sacudidas saltaron del lecho los enamoradísimos mancebos en los trajes de nuestros padres Adán y Eva y huyeron precipitadamente de la habitación.

Pero ¡cuán cierto es aquello de que el hombre pone y Dios dispone!

Don Juan pudo salvarse; pero Ana, que no podía correr con velocidad a causa del huésped que en sus entrañas escondía, murió aplastada por una pared que sobre ella se desplomó.

Al ver el amante aquel cuadro desgarrador, lanzó un grito de angustia y desapareció como un fantasma entre las sombras.

* * * * *

Por el año de 1669 comenzaron a edificarse las doce capillas del Vía Crucis en la calle de San Francisco al Calvario.

Muchos devotos iban con frecuencia a ayudar de balde a los albañiles; pero quien más por ello se distinguía era un anciano religioso de San Francisco, de luenga barba y venerable aspecto. Trabajaba como el más humilde chunero a los ardientes rayos del sol. Eran muchas sus obras y pocas sus palabras, pequeño su descanso e inmensa su actividad.

Visitaba un día el señor Obispo las obras de las capillas y como viese al anciano religioso trabajando con tanto ahínco, preguntó por él al guardián de San Francisco que lo acompañaba.

Señor contestó el guardián; en el siglo se llamaba don Juan de la Bárcena y Medinilla; pero hoy en el claustro se llama Fray Juan de Jesús el pecador.

About these ads

Responses

  1. Gracias por compartir tan interesante muestra literaria. Éxitos. Chente-

  2. :O Genial no lo sabia tanks ;)


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 362 seguidores

%d personas les gusta esto: