Posteado por: diariodelgallo2 | junio 3, 2012

Ni hermosa ni maldita (texto original enviado a diario Siglo 21 de Guatemala)

Por Julio Santizo Coronado

El 3 de junio de 2012 publicaron en la página 13 del suplemento Magacín del diario Siglo 21 de Guatemala una nota sobre la antología de Alfaguara Ni hermosa ni maldita, que recoge 24 cuentos de sendos autores guatemaltecos englobados en la Generación X.

El texto, firmado por mí, no corresponde sin embargo a lo que envié a ese diario. Ciertas modificaciones y omisiones alteraron el sentido de lo que expresé originalmente, razón por la cual publico el texto original en este espacio.

En primer lugar, al omitir la mención del libro de Carlos Paniagua Informe de un suicidio (1993) se elimina el marco referencial que da pie a la aseveración relativa a que la Generación X escribe ahora el cumplimiento de la profecía de ese escritor guatemalteco.

En su libro, Paniagua habla, entre otras cosas, del “suicidio” que la sociedad guatemalteca comete al enraizarse la violencia en su vida cotidiana, lo cual la lleva al caos total.

En 1993, cuando yo cursaba la licenciatura en Letras en la Universidad de San Carlos de Guatemala, planteé entre algunos conocidos la posibilidad de nominar “caotismo” a esta corriente literaria latinoamericana, dadas las características que se observan en lo que recopilan de la realidad escritores como los que se reúnen en la antología comentada.

Finalmente, el recuadro final fue modificado y el orden de dos cláusulas invertido, lo que hizo variar ligeramente la afirmación respecto del “caotismo” que allí menciono. De acuerdo con el texto publicado, el que ellos recopilen el caos es el “caotismo” en sí. En cierta manera eso es cierto, pero el “caotismo” es en realidad una manera de escribir y una temática, según lo planteé en 1993. Reproduzco a continuación el texto original.

Ni hermosa ni maldita (antología, 2012)

En 1993, Informe de un suicidio, de Carlos Paniagua, se constituía en la profecía literaria de la Guatemala del siglo XXI. Hoy, aquellos a quienes han etiquetado como Generación X escriben su cumplimiento.

1. VIOLENCIA SIN SENTIDO

«[…] camina hacia la rubia […]. Se van hasta una camioneta Ford y, en completa calma, arranca el vehículo y se pierden entre las luces de la zona viva. Llega primero la ambulancia, luego el juez de paz a levantar el cadáver, los mirones regresan a la discoteca y la noche del viernes continúa» (Javier Payeras).

2. HIPÓCRITA DISTINCIÓN DE CLASES

«En las reuniones secretas del Comité, a donde ningún miembro del sector C era invitado, eran otras las razones que se esgrimían: la seguridad de nuestros hijos frente a esos niños delincuentes, piedreros, basura que ni siquiera habla el mismo idioma que uno, por ejemplo» (Arnoldo Gálvez Suárez).

3. HUELLA DE LA GUERRA INTERNA

«[…] del lado opuesto del barranco de la colonia Vista Hermosa, humeaban negro los escombros de una casa. […] Casi de inmediato oímos otra ráfaga, y luego otra más aguda, como respondiéndole a la anterior. Era un jueves. Era el verano del 81. Eran días de disparos» (Eduardo Halfon).

4. GRAN DESCOMPOSICIÓN SOCIAL

«Sus ojos se achinaban aún más gozando de su rastrera porción de poder sobre los usuarios […]. Otro joven, menos aplicado […], sumergió las manos en el vientre abierto del conductor y le jaló los intestinos, y con las tripas en la mano corrió alrededor de la camioneta […]» (Eduardo Juárez).

5. NARCOTRÁFICO

«[…] como recordarás, en tu época quienes exportaban la droga eran perseguidos y encarcelados, pero llegó el día en que el consumo […] fue legal, con lo que ingenuamente se pensó que nuestros países dejarían de ser paupérrimas repúblicas bananeras para pasar a ser ostentosas naciones cocaineras […]» (Ángel López Santizo).

Niños terribles que gravitan en la órbita de padres anodinos, desenfado, nihilismo y sordidez; rechazo deliberado de la religión en respuesta a un clero hipócrita. En 1993 lo nominé «caotismo». Estos 24 escritores nacidos entre 1964 y 1984 no son hermosos ni malditos, solamente «recopilan» el caos.

About these ads

Responses

  1. A continuación, un comentario sobre el “caotismo” de parte de un escritor guatemalteco, según la perspectiva de Leo Spitzer: “El romanista e hispanista austriaco Leo Spitzer (1887-1960) dedicó buena parte de su vida al estudio de la literatura entre la que sobresalen los estudios dedicados a Miguel de Cervantes, Rubén Darío, Pablo Neruda y Juan Ramón Jiménez. Dominaba 10 idiomas y publicó más de mil títulos entre artículos y libros. Es en La enumeración caótica en la poesía moderna (1945) donde inserta el término “caotismo” como la amalgama de muchas ideas y conceptos (Walt Witman en 1830) que pueden conducir a que el lector se enrede y no entienda lo que se le plantea”. Sin embargo, lo que yo planteé como “caotismo” en 1993 difiere un tanto de este concepto. Es cierto que al escribir poesía de esta manera se está recogiendo el caos circundante, pero no se habla de manera franca y abierta de los problemas que están dando pie al caos en la sociedad, se hace de manera más simbólica. En este sentido, creo que estos escritores de la Generación X “recopilan” el caos, y lo expresan tanto en el sentido que Spitzer estudió como en la temática de su narrativa, y hasta experimentando ellos mismos aquello de lo cual escriben. Gracias por la inclusión de esta nota a El Diario del Gallo.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 371 seguidores

%d personas les gusta esto: