Posteado por: diariodelgallo | febrero 13, 2008

BYRON BARAHONA (Entrevista)

Texto y fotos: Gustavo Adolfo Montenegro

No estaba muy convencido de aceptar la entrevista porque dice que hay mucha gente guatemalteca participando en la vida universitaria de Estados Unidos y que también ellos merece un espacio. Byron Barahona vino a visitar a su familia previo a comenzar un nuevo reto en su vida profesional: impartir varios cursos de literatura en la Universidad de Stanford.

“Sólamente me he dedicado a estudiar la literatura y he tenido la suerte de contar con buenos maestros”, dice Barahona, nacido en Guastatoya, El Progreso en 1966. A los 18 años egresó como Bachiller en Dibujo de Construcción del Instituto Imrich Fischmann y se marchó a Estados Unidos, como muchos otros guatemaltecos, en busca de mejores oportunidades.

 

 

En 2001 obtuvo el Doctorado en Literatura Latinoamericana en la Universidad de Berkley, California y ahora, la plaza de catedrático en Stanford. Pero para llegar a ese campus, que él describe como un ambiente renacentista “hecho para distanciar al estudiante del ambiente mundado”, Barahona pasó un largo camino y recorrió otros lugares: trabajó como mesero, repartidor de comida, mensajero, cocinero y en una fábrica de bocinas.

¿Por qué se fue a Estados Unidos?

Yo me gradué en 1984. Había una situación de violencia y un estado de decepción. Me fuí a vivir con unos familiares a Boston, pero ya iba con la mira de seguir estudiando”

Allá eligió las letras… un cambio radical en relación a su carrera de diversificado

El (instituto) Fischmann tenía, por lo menos entonces, una cualidad particular: nos daban entrenamiento técnico, pero también un énfasis en disciplinas más humanísticas. No a todos los estudiantes les interesa pero a mí sí. Al principio pensaba estudiar Arquitectura, pero cuando entré a la Universidad de Massachussetts, escogí las Letras y Filosofía con énfasis en Literatura Latinoamericana y Francesa.

¿Consiguió una beca o se pagó sus estudios?

Mi experiencia como inmigrante no fue la de acumular bienes materiales. Yo llevaba disposición para estudiar, pero para vivir trabajé en una fábrica de bocinas, en un restaurante, como asistente de meseros; luego me hice cocinero y de ahí que me guste la gastronomía. También fui mensajero en un correo privado y repartidor de comida a domicilio. Cuando uno tiene 20 años, puede prescindir de varias horas de sueño. Trabajaba hasta la 1 de la mañana, de ahí a leer unas horas y a la U a las 9 de la mañana.

¿Qué fue lo mejor de aquella etapa de su vida?

Era una maestría en literatura en castellano pero tenía que elegir una más en otro idioma. Yo tomé francesa y gracias a esto, participé en un intercambio a Francia. Estuve entre 1987 y 1988 en La Sorbona de París. Esta ciudad fue una revelación total para mí. Entre 1998 y 2001 estuve otra vez en París pero ya para hacer mi tésis doctoral que fue sobre la relación entre Asturias y los escritores franceses de su tiempo.

Ese doctorado lo sacó en la Universidad de Berkley…

Sí y esa experiencia fue determinante para mí. Berkley es como la vaca sagrada de las universidades públicas de Estados Unidos. Muy a la vanguardia en investigación y en las posturas que asume. Tuve allí muy buenos maestros. Allí se fomenta un espíritu crítico bastante refinado, un espacio donde teorizar.

¿Qué tan difícil fue que lo admitieran?

En Estados Unidos, cuando a uno le interesa hacer un doctorado, hace un dossier con su currículum, algunas muestras de su trabajo, publicaciones, si tiene; cartas de recomendación y una propuesta de proyecto de investigación porque se trata de un doctorado investigativo. Además hay que explicar por qué quiere estudiar allí y con qué profesores. Es tanto el impulso que le dan a la investigación que los profesores enseñan un 50 por ciento del curso y el resto se va en realizar su tesis.

¿Qué proyecto trabajó usted en su doctorado?

Es un análisis comparatista, de un período específico. Yo tomé los siglos XIX y XX para hacer una comparación estilística, formal, como un diálogo entre los autores, que eran básicamente latinoamericanos y franceses. Sin embargo, 5 años es muy poco tiempo para abarcar todo. En esos cinco años lo que hacemos es estudiar las lenguas, para empezar. Hacemos estudios culturales, incluso es casi obligado el viaje a los países cuya literatura estudiamos, pues hay que situarse un poco en la perspectiva del autor, como Asturias cuya primera experiencia en París fue determinante… Y debemos estudiar las lenguas originales porque hay cosas intraducibles de un idioma a otra. Ahí es donde se aplica aquello de “cada traducción es una traición”… por eso vamos a la lengua original.

¿Qué tema eligió para su tesis de graduación?

Investigué la intersección de la etnografía y la ficción tomando como punto de partida la literatura surrealista de Asturias y los surrealistas franceses. Esa tesis me llevó a París por segunda vez, para consultar los manuscritos de Asturias. El tuvo la iluminación, y lo digo a propósito, de donar sus manuscritos a la Biblioteca Nacional de París. Para entender a Asturias es necesario entender la relación que mantuvo con los surrealistas franceses, que vivían una etapa de desencanto después de la guerra que generó que los escritores cuestinaran la tradición cartesiana. Allí, en aquel París, Asturias descubre el valor de las culturas mesoamericanas. El ambiente guatemalteco y latinoamericano propiciaba aquella visión surrealista de la realidad. Eso hace que Asturias comience una serie de estudios que le servirán en la elaboración de un nuevo tipo de literatura… Recapacita sobre lo que él mismo consideró en su tesis “El problema social del indio”, en la que estaba de acuerdo con la inmigración de europeos para mejorar la raza. Parte de esa investigación formó parte de una edición Archivos de la Unesco, de la novela Mulata de Tal, coordinada por Arturo Arias y al mismo tiempo me sirvió como parte de mi tesis. Barahona revisó unas 70 cajas con manuscritos y hojas mecanografiadas con correcciones, tachones, enmiendas, que comparó con las ediciones existentes de la novela.

¿Cómo es la escritura de Asturias?

Ese fue un martirio. Asturias en los años 20 tenía una letra bellísima. A medida que avanzaba en sus escritos y con el paso del tiempo, apresuraba más y más la escritura con la intención de reflejar de alguna manera lo que iba pensando y se iba haciendo más difícil de leer”

¿Qué hay de aquello de que, literariamente, hay que matar a Asturias?

Es cierto, pero se refiere a que es necesario rebasar a Asturias. Hay que ir más allá, aprender de su experiencia creadora pero reinventarla, aclararla pero partiendo de la experiencia y del contexto actual. Así igual se ha dicho que hay que matar a Freud, para superarlo. O matar a Einstein… No se trata de que ya no se lea o no se estudie a Asturias, sino que los autores deben ir más allá de lo que logró él, buscar otro camino.

¿Qué interés hay por estudiar la literatura guatemalteca?

Aparte de Asturias, los autores guatemaltecos son poco conocidos. Se menciona un poco a Arévalo Martínez. Pero más allá de Guatemala, no se conoce mucho, es como una literatura menos en comparación a grandes centros como los mexicanos o argentinos, que tienen más editoriales, proyectan una mayor influencia cultural…

¿Cómo fue el camino para llegar a ser catedrático en Stanford?

Bueno, primero hay que decir que Stanford es la competencia de Berkley. Las dos universidades son muy buenas y tienen una competencia que es sana por invertir más en investigación. La de Stanford es privada, con un campús bellísimo, creado para aislar al alumno de la vivencia mundana. Fue modelada en base a una villa italiana y en algunas partes tiene reproducciones de frescos renacentias. Trabajaré como Profesor de Estudios Interdisciplinarios y Literatura Comparada, que es un programa de estudiantes de primer ingreso, para introducirlos a los estudios humanísticos. Proponemos cursos que cortan la literatura y la relacionan con divesas disciplinas… Por ejemplo, en el otoño daré un curso que analiza la ciudadanía y la responsabilidad ciudadana desde el punto de vista de los textos chinos, griegos antiguos, la revolución francesa, la Revolución norteamericana. El curso de invierno será sobre literatura prehispánica, para favorecer la apreciación de estas culturas. En una tercera fase veremos la génesis americana: el encuentro de las culturas europeas y americanas. Lo que decía Montaigne, Rousseau, que son autores que se plantean ese encuentro con lo “otro”. Aquí es donde entra una parte de la literatura de Asturias en el curso y estoy pensando incluír también al cubano Alejo Carpentier”.

Anuncios

Responses

  1. Querido y amado tio Byron me gusta mucho su historia le escribo para decearle
    felicidades por su exito y que es muy bueno para Guatemala nos deja una enseñanza a dedicarnos a nuestros estudios y ser mejores en un futuro gutbay.

  2. Byron, soy la señora de pelo blanco que conociste en París, en la Casa de España cuando ambos hicimos la tesis. Yo sobre fotografía y literatura y tú sobre M. A. Asturias. Yo te hablé de la revista “Bifur”, en donde Asturias había publicado la “Leyenda de la Tatuana” y tú me la dejaste leer en español, en una edición muy bonita en la que tú habías cooperado.
    Terminé mi tesis, ahora parece ser que quieren publicarme un artículo desde la Universidad de La Plata, en Argentina. Ante mi cita en francés de Asturias, me dijeron que la pusiera en español, les dije que no había inconveniente pero que me parecía importante que se dijera que ese texto apareció en París, en la revista “Bifur”. Y les conté la anecdota de nuestro intercambio de información. Me sugieren que cite a pie de página esa anécdota como un momento de intercambio y convergencia. Yo no lo tengo muy claro. ¿Te molestaría aparecer? Como ha pasado tanto tiempo lo mismo ni te acuerdas, yo perdí tu dirección de mail, he buscado en internet y me he encontrad con esta posibilidad de contactar contigo. Dime algo. Me ha alegrado saber noticias tuyas. Saludos. Juana

    • Por supuesto que si me acuerdo. En efecto, ha pasado mucho tiempo pero no es tarde para reaunar esa conversación aunque se me escapen algunos detalles.

      • Lo siento, acabo de ver tu respuesta, pero como no tuve tu permiso entonces la anécdota no se publicó. Lo que si se ha publicado es el artículo.
        “Divergencias y convergencias en la fotografía moderna francesa. París 1920-1940”, en la revista “Arbor”.
        Durante un tiempo miré si me respondías, luego dejé de mirar. Una asincronía.
        Espero que estés bien y que tu tesis se llevara a buen término.
        Saludos. Juana

  3. Guatemala, 9 de enero 2009.Maestro Byron Barahona: Lo felicito por todos los triunfos alcanzados. Sus esfuerzos, constancia y sacrificio han hecho que sus metas sean una linda realidad. Usted es un ejemplo a seguir por nosotros sus connacionales. Recuerdo cuando lo conocí en el Cóngreso sobre nuestro Glorioso Miguel Angel Asturias Rosales, realizado en la URL..Expuso de una manera tan especial que no lo olvidare. La profundidad del tema, la forma tan agradable de exponer y su voz. Todo fue hermoso. Hay 2 libros que me encantó leer: GONZALO GUERRERO, del escritor mejicano Eugenio Aguirre (Tema primer español que se mezcla con los prehispanos en Yucatan, adopta y detalla el entorno y sus costumbres.). Y LAS LANZAS COLORADAS. de ARTURO USLAR PIETRI. Describe la lucha de los venezolanos por liberarse de los españoles. Libros que pueden servir para la cátedra. Tiene en mi una admiradora y me gustaría leer algo escrito por usted. Rosa María Turcios Fernández. 

  4. Estimada Sra. Turcios,
    Le agradezco sus comentarios tan generosos.
    Saludos cordiales.
    Byron Barahona


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: