Posteado por: diariodelgallo | marzo 1, 2008

GUATEMALTECOS PREFIEREN LIBROS DE AUTOAYUDA

genteleyendo.jpg 

 Por Claudia Méndez Villaseñor periodismo comunitario

Situaciones conflictivas o traumáticas que ocurren todos los días inclinaron la balanza de los gustos de lectura de los guatemaltecos, quienes hoy consideran más atractivo adquirir un libro de autoayuda o de historia contemporánea del país que una obra clásica de literatura universal.

El segmento de obras religiosas también ha crecido en los últimos cinco años.

Las listas de obras más vendidas en las librerías Sophos y Artemis-Edínter en el 2007 incluyeron títulos como Ser como el río que fluye, de Paulo Coelho; El secreto, de Rhonda Byrne; ¿Quién se ha llevado mi queso?, de Spencer Johnson; Jesús de Nazareth, del papa Benedicto XVI (Joseph Ratzinger), y La calle donde tú vives, de Héctor Gaytán.

Todos, a excepción del último libro, fueron concebidos con el objetivo de brindar al lector consejos prácticos y ayuda espiritual en situaciones extremas o traumáticas.

La obra de Gaytán y la de Ratzinger se ubican en los segmentos de relatos y temas religiosos, que gozan de gran demanda.

Motivación

“Hay dos tipos de libros que suelen atraer a los lectores; los primeros son los de autoayuda, de autosuperación, de cómo resolver problemas emocionales, con los hijos, o cómo superar un divorcio. No son psicológicos, sino que muchos abordan los temas entre la psicología y la magia o desde la psicología y la religión”, explicó Raúl Figueroa, presidente de la Gremial de Editores de Guatemala y fundador de F&G Editores. “Aunque no tenemos datos, el libro religioso se vende muchísimo”, agregó.

Philippe Hunziker, de librería Sophos, opinó que Dios es el autor más leído en Guatemala.

El libro de autoayuda es de creación reciente, dijo Figueroa. “Para mí, es un problema grave que se lea este tipo de literatura, porque no le da soluciones a la gente. Se va por las ramas. Eso baja los niveles del intelecto al sentido común”, añadió.

Ventas crecientes

Según Hunziker, el interés por los libros de historia contemporánea no es casualidad, ya que esta lectura fue considerada subversiva durante mucho tiempo en Guatemala.

Aunque no hay estadísticas sobre cuántas personas leen en el país, el crecimiento de las importaciones de libros revelan un interés importante por la lectura, agregó.

Afirmó que, de Q30 millones en el 2001, la importación de libros subió a casi Q50 millones en el 2006, y la producción de nuevos títulos, de 379 en el 2003, a mil 216 en el 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: