Posteado por: diariodelgallo | abril 4, 2008

MUÑECA MALA de Camen Matute

margaritacarrera.jpg 

  Margarita Carrera

Sólo alguien con la sensibilidad de Carmen Matute puede escribir este estupendo libro de cuentos. Muñeca mala, bellamente editado por Alfaguara, da a conocer a una gran narradora.

Cuentos largos o breves que llevan impreso el signo de la muerte, el anhelo constante del suicidio y la demanda de amor unido a la denuncia del dolor más cruel. El vértigo conduce a la escritora al filo del infierno, con la descomunal valentía de ahondar en el sufrimiento de una niña que crece a la sombra del repudio del ser que nos da la vida: la madre. La obra gira alrededor de un solo personaje: el “yo” que a veces es “ella”: una niña que, al irse transformando en mujer, no logra liberarse del todo de la pesadilla, de la maldición de la bruja malvada: la madre castrante, preñada de odio, capaz de abusar violentamente y hundir a su hija en la más honda desolación, infligiéndole abominables castigos que degradan su cuerpo y su alma.

El libro se inicia con un epígrafe de Hölderlin: “Y por eso se le ha dado albedrío para ordenar y realizar lo semejante a los dioses y se le ha dado al hombre el más peligroso de los bienes, el lenguaje, para que con él cree y destruya, se hunda y regrese…” Y esto es lo que cabalmente hace Matute en su obra: crea, destruye, hunde pero regresa, siempre regresa, aunque con idéntico sufrimiento a medida que el personaje (para mí único) del libro crece. Es como una novela dividida en capítulos independientes. Una novela desgarrada en cuentos punzantes que se suceden unos a otros y que, a medida que avanzan, adquieren un lenguaje más sutil y suelto, además de descripciones más complejas de personajes y sentimientos. Lo que hace que el lector desee que el libro no termine nunca.

Después de haber viajado por varios excelsos poemarios, plenos de imágenes majestuosos y sencillos a la vez, Carmen se entrega en forma total a la narrativa. Su entrega es espléndida sobre todo al ir de la mano de poemas perfectamente escogidos en el inicio de cada narración. Lo único que le queda a quien comente su libro es decir: mejor léalo, y léalo despacio, gozándolo y sufriéndolo como la autora parece exigirnos. Se trata, pues, de un libro insólito que rebasa todo influjo literario y señala, firme y decididamente, el campo que ha de seguir una nueva narrativa femenina o masculina, en donde el lenguaje se eleva a los más altos parajes que la literatura dicta. No hay búsquedas falsas, no hay argumentos rebuscados, hay vida, hay sufrimiento, hay amor, hay muerte.

“Estéril es la injuria/ el dolor/ brutal/ envolvente/ inenarrable”, con tal poema se inicia Muñeca mala, cuento clave para comprender los que le siguen. Una vida en común: la niña es entregada por la madre a un colegio de monjas que “graznaban”, fanáticas y malvadas. El poema con que se inicia este cuento es conmovedor: “Abre la puerta, madre./ Soy yo. Perdida de ti./ Lejana de ti./ Vengo a que leas en mi pecho/ las palabras de amor/ que te escribo por las noches”. La contraportada del libro retoma palabras de Carmen: “Fue una época llena de soledad y sufrimiento, después guardada en el desván de la memoria, como se oculta a las miradas de los demás las cosas que estorban, que ya no son útiles. Sin embargo, el olvido es sólo una quimera”.

(Muñeca mala, de Carmen Matute, será entregado en el IGA el 9 de abril a las 6:30 p.m.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: