Posteado por: diariodelgallo | mayo 14, 2008

LA NIÑA DE GUATEMALA por María del Rosario Molina

   

 

Mucho se ha escrito sobre dos mujeres famosas de la familia García Granados: Pepita, la poetisa, y María, su nieta y a la vez sobrina, inspiradora del poema La niña de Guatemala, del héroe cubano José Martí.

 

Últimamente, sin embargo, se ha confundido a ambas en varias publicaciones, no sólo en lo referente a sus vidas, sino a la fotografía, que pertenece a María y no a Pepita, e ilustró la portada del libro La niña de Guatemala, de Máximo Soto Hall, editado en 1942. María Josefa García Granados, poetisa, política y “Adelantada” del feminismo en nuestro país, nació en 1796 en el puerto de Santa María, Cádiz, en Andalucía, hija de un español que había vivido en Guatemala, don José García Granados y de una guatemalteca de prominente familia, doña Gertrudis Zavala.

 

A raíz de la invasión napoleónica a España sus padres se trasladaron de nuevo a Guatemala cuando aún era niña. Aquí casó en 1818 con don Ramón Zaborío, nicaragüense. Era “la Pepita”, como familiares, admiradores, amigos y enemigos la llamaban, mujer de gran inteligencia, donaire y simpatía. Dominaba varios idiomas y tradujo poemas de Byron, además de escribir muchos propios, algunos satíricos, criticando a personajes de la política, serios otros, v.gr. el dedicado a la erupción del volcán de Cosigüina. Además tocaba el piano y la guitarra y cantaba.

 

Por un decreto que despojó de una tercera parte de sus bienes a muchas familias acaudaladas, dado por Morazán en 1829, sufrió pobrezas y por su intervención en la política estuvo exiliada durante un tiempo en Chiapas, a donde la acompañó su hermano Miguel, trece años menor que ella.

 

Era íntima amiga de nuestro gran bardo, José Batres Montúfar (Pepe), a quien también le llevaba trece años y se les atribuye a ambos la creación del poema festivo El Sermón, en el que abundan las palabrotas y es una burla del padre Castilla. Juntos alegraban saraos y otras reuniones con sus guitarras y canciones y nunca hubo entre ellos más relación que su gran amistad. Falleció la poetisa cuatro años después que Pepe, el 28 de julio de 1848 cuando, al menos en Guatemala, no había fotografía y no quedaron de ella retratos, cosa rara, pues a muchos miembros de la sociedad de entonces los pintó el magnífico miniaturista Francisco Cabrera. Sí se conservaron parte de su obra poética, la historia de sus andanzas políticas y la de su aguerrido temperamento.

 

No pocos literatos guatemaltecos se han ocupado de ella, entre otros don Agustín Mencos Franco, don José Arzú, César Brañas, Manuel Galich y Albertina Gálvez. Don Jorge Luis Villacorta recopiló los trabajos de varios y los versos de la poetisa. José Martí, quien vino a Guatemala en 1877, dijo de ella: “Hubo, también muerta, una poetisa en Guatemala, amiga de Batres, famosa decidora que no dejó suceso sin comentario (…) fue María Josefa García Granados (…) para siempre gala de la literatura guatemalteca”.

 

 

 

Don Miguel García Granados, dirigente de la revolución liberal del 1871 junto con el general Justo Rufino Barrios y presidente del país por un tiempo, casó con su sobrina, doña Cristina Saborío García Granados. Era doña Cristina hija de don Ramón Saborío y de la Pepita, parentesco que vuelve a esta última abuela y a la vez tía de los hijos de Chafandín (el apodo de don Miguel), su hermano y yerno. Muchos años después de haber muerto la poetisa y recuperada la posición económica (la social nunca la perdieron), la casa de don Miguel, doña Cristina y su numerosa familia era centro de reunión de la intelectualidad y allá por el 1877, la frecuentaban los poetas cubanos José Joaquín Palma, autor de la letra original de nuestro himno, y José Martí. María, la mayor de las hijas del matrimonio, asistía al colegio mixto de las señoritas cubanas Izaguirre, hermanas del pedagogo José María Izaguirre.

 

Compañero de colegio de María, aunque menor que ella, era Máximo Soto-Hall (1871-1944), escritor guatemalteco, autor entre otras obras de La divina reclusa, narración en la que relata, novelada, la historia de Sor Juana de Maldonado y Paz, la primera poetisa de nuestra patria. Pues bien, el escritor tiene una obra, La niña de Guatemala, el idilio trágico de José Martí en la que sin entrar en demasiados detalles biográficos cuenta la historia de los amores inocentes de Martí y María, que a la sazón contaría unos 15 años (según Izaguirre, 20): El escritor, poeta, político y patriota antillano ya estaba comprometido con doña Carmen Zayas Bazán, de origen cubano. Marchó a México, donde residía la familia Zayas Bazán, contrajo matrimonio con la prometida y regresó casado a Guatemala en 1878. María, que según decían las malas lenguas tenía tuberculosis -enfermedad que La dama de las Camelias escrita por Dumas volvió romántica- se agravó poco tiempo después, quién dijo que por la tisis, quién que por la decepción amorosa, y murió cuando todavía era un capullo que no alcanzó a florecer como su famosa abuela-tía. José Joaquín Palma le dedicó entonces una magnífica elegía titulada A María García Granados. José Martí publicó La niña de Guatemala entre sus Versos Sencillos en 1891, en Nueva York.

 

Soto-Hall menciona la foto de María, a la que, como ya dije, conoció personalmente. Es la que aparece en la portada de su libro publicado en 1942, la misma que ha salido por error en publicaciones recientes como perteneciente a la Pepita y que por fechas y modas sería imposible que fuera de ella. Espero que la confusión haya quedado aclarada y que nadie vuelva a publicar la fotografía de María como la de la Pepita.

Anuncios

Responses

  1. yo vi una obra en la up en el año 2007 que se llamaba leyendas urbanas de media noche presentada por el grupo sabatino y ahì presentaron una peuqña historia de la niña de guatemala, de la cual hablaban de la historia de “amor” que surgio entre marìa y el escritor cubano, y me doy cuenta que la adapataciòn del poema a lo que vi en la obra fue muy bueno,

  2. Sin lugar a dudas, Pepita fué una feminista adelantada a su época. Con su Sermón es capaz de escandalizar a la sociedad de nuestro tiempo.
    Es uno de los personajes femeninos que me parecen mas intrigantes de todas las épocas de nuestro país.
    Denota una inteligencia abrumadora y una irreverencia a los cánones de la época, que definintivamente le quedaban muy estrechos para su vasta personalidad.
    Un personaje poco recordado y que definitivamente será valorado y recordado muchas generaciones adelante, cuando en verdad se valore su aporte a las letras.

  3. ***Desamores Nocturnos***

    Doy vueltas en la cama
    y no consigo dormir,
    pues mis sueños fueron
    espantados por el fantasma
    de tus palabras…

    Palabras que rebotan en mí
    mente como campanas,
    mientras veo las imágenes
    de nuestras discusiones.

    Ensayo una y otra vez lo que
    te diría si estuvieras aquí,
    siento como escalofríos de
    solo pensar que podría perderte.

    Y es que siento una tristeza
    de muerte…
    una tristeza que calcina
    mi corazón y me llena
    de obsesión.

    Escalofríos se pasean por
    mi cuerpo y se confabulan
    con tu ausencia…

    Como un sonámbulo
    me pierdo en esta habitación,
    que me parece la ultimamorada
    de nuestros desamores nocturnos
    esperando a que llegue la alborada…

    ¡Ah! Si pudiera ponerte al
    descubierto el corazón,
    no haría falta tanta explicación
    y mis noches de desvelo no serian
    a causa de ese desamor que me
    llena de temor…

  4. ***Despertar***

    Como quisiera despertar,
    pero no estoy dormido…
    Quizás solo estoy poseído
    por el fantasma de tu ausencia.

    Y en mi inconsciencia
    vuelvo a aquellos días
    en que pintabas arco iris
    en mi cielo…

    Días en los que con una
    caricia me hacías levitar
    y luego aterrizar en tu regazo…

    Sé que nunca volverás
    porque donde estas no
    hay regreso…

    Mas el fantasma de tu
    ausencia sigue aquí,
    para atormentarme
    y para que no te olvide.

    Pero como olvidarte si
    todo está lleno de ti…
    Como olvidarte si nunca
    te has ido, más bien me
    llevaste contigo…

    Sera por eso que en mis
    noches frías me abrazo
    a tu abrigo buscando
    tu calor…

    Desde que partiste mis
    noches son de desvelo
    y de día ando como un
    sonámbulo…
    Y si duermo de que me
    sirve si al despertar
    ya no estas aqui….

    • Me parecen exelentes sus poesia. Gustaria de conocer más.

  5. hola
    mi nombre es gabriel y yo nesesito una oportuniidad tengo 15 años y quiero ser poeta

  6. que hermosos poemas se ve q fue un amor incomparable

  7. Todo mi respeto como siempre para María del Rosario Molina, donde Dios unio Belleza e Intelecto, soy su fan No. 1, siempre aclarandonos las cosas y en cada columna dejando mucha riqueza.

    César Alvarez Arana
    Guatemala

  8. que lindo es vivir teniendo a Dios en su corazon

  9. Andaba buscando datos sobre la Niña de Guatemala y me ha interesado mucho esta aclaración que usted hace. Soy cubana, novelista, he publicado “La cortina de bagazo”, “Cartas son cartas”, “Divagaciones”, “100 Recetas de cocina tradicionales”, la genealogía de mi familia, “The Sugar Cane Curtain” y “Love Letters in the Sand”.

  10. ¿Cuál era el río en que se adentró María García Granados y Saborío en 1878?

  11. Excelente y muy oportuna la aclaraciòn de tan culta y distinguida señora. Yo tambièn la admiro mucho y quisiera algùn dìa poseer un cùmulo de conocimientos como ella. Mis respetos y gracias por la aclaraciòn.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: