Posteado por: diariodelgallo | mayo 15, 2008

NOVELISTA DE LO REAL por Irina Darlée

La historia personal de otro individuo se llama biografía. La autobiografía suele ser un largo desfile de vivencias propias del autor. Las biografías son un género literario entre ficción y testimonio. Acumulan hechos, testimonios, documentos, eventualidades y fotografías.

Nuestro tiempo se ha vuelto más bien analítico y lo biográfico prospera tanto puesto que no se trata de analizar las vidas de grandes personajes, sino también las vidas minúsculas de tipos insignificantes con sus detalles anónimos, caóticos, contraproducentes o característicos. Objetos biográficos ya no son cabezas coronadas o grandes gobernantes sino individuos comunes, y puesto que los autores son “novelistas” de lo real o historiadores se han convertido ahora en biógrafos de la gente menuda y transcriben su historia local, la micro-historia con todas sus variantes.

Vidas construidas, lo biográfico, está de moda. Estas obras han alcanzado una amplitud sin precedentes y están en las ventanas de todas las librerías. Este tipo de literatura personal, comenzada por las estrellas del cine, es una renovación de la actividad literaria, artística e intelectual y, también la ego-literatura. Ambas resultan ahora sobre todo un fenómeno sociológico. Ser biógrafo hoy se ha vuelto un oficio entre historiador y periodista y el biógrafo historiador-escritor tiene mucho éxito gracias a las biografías noveladas. También la narración de sí mismo puede resultar una autoficción. El triunfo actual de la literatura del “ego” consiste en la presentación de uno mismo ante la conciencia social.

Hay quien opina que la memoria es un cementerio, pero no, es más bien un re-nacimiento del pasado con ecos de ecos, que nos conducen a otros tiempos, a la juventud, a las emociones y sensaciones de un lejano ayer. El tiempo borra y la memoria reconstruye y algunas veces embellece las realidades que toca. Hermosea lo que nuestra vida había sido y reviste de una bella imagen lo que se desdibuja, como paisaje reflejado en el agua. Aclara o interpreta rememorando.

Hay que ir a buscar el pasado para comprender el presente y el futuro. El pasado es algo así como una reserva ecológica. Volver a una experiencia, a lo conocido, vivido, visto. Cuando escribo me muevo mejor entre cosas de una época anterior que entonces viví y ahora interpreto. Algunos hechos o algunas personas y momentos necesitan tiempo y enriquecen los libros que vienen después. Ahora todo esto lo miro con más profundidad, antes en mi juventud me distraía. Creo que una persona feliz no escribe, que el impulso de crear existe para suplir una falta o como una forma de recuperar todo lo perdido, poniendo palabras en una página, en este diálogo entre lo nuevo y lo preexistente.

Anuncios

Responses

  1. buenisima ….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: