Posteado por: diariodelgallo | noviembre 23, 2009

HUMBERTO AK’ABAL

 

Por Mario Cordero
mcordero@lahora.com.gt

La editorial Piedra Santa publicó el año pasado una recopilación de los poemas de Humberto Ak’abal, poeta de Totonicapán, en su colección Mar de Tinta, en donde recopila literatura centroamericana representativa.

El poemario tiene la particularidad de ser bilingüe, inglés-español. Anteriormente, se habían publicado antologías de poemas en ediciones bilingües k’iche’-español. Con la edición de Piedra Santa, me imagino, se busca darle mayor proyección a estos poemas.

El traductor al inglés fue Julia Consuelo Brans. En las anteriores ediciones, fue el propio Ak’abal quien hizo sus traducciones. Él es hablante k’iche’, sin embargo, optó por escribir primero en español, por ser la lengua de mayor proyección en Guatemala; después los tradujo o los reescribió en k’iche’.

El titulo del poemario es “El animalero-The Animal Gathering”, desde donde se observa esta intención de la traducción.

Los poemas de Ak’abal, hay que decirlo, son de estructura simple. No presentan mayores retos estructurales o estéticos. Sin embargo, si se analiza desde esa perspectiva, caeríamos en un grueso error. La complejidad la medimos desde un punto de vista occidental, ya que la literatura tradicional lleva milenios de estarse superando, por lo que se evalúa los cambios de una literatura con relación a su antecesora.

En el caso de Ak’abal, él se convirtió en uno de los primeros poetas indígenas de Guatemala que logró publicar en el siglo XX. Durante siglos, la literatura indígena contemporánea estuvo vedada, para dar paso exclusivamente a la literatura tradicional, escrita por criollos o, si mucho, por mestizos.

Es por ello, que desde los textos fundacionales, como el Popol Vuh y el Memorial de Sololá, no se había publicado nada de raíces indígenas. Es decir, los poetas indígenas de finales de siglo XX, debieron recrear o reinventar sus características literarias, ya que por siglos no habían podido desarrollar sus letras.

He de decir, también, que tal parece que aún no se ha terminado de constituir eso que podríamos llamar literatura indígena, sobre todo por su poca difusión y porque aún es incipiente el movimiento. De cualquier forma, ya se empezó y por buen camino.

Es por eso que los poemas de Ak’abal los tenemos que leer desde una óptica de novedad. “El animalero”, básicamente, recrea el mundo animal y natural del occidente indígena del país. Es por ello que la estructura se parece al haikai, en donde el título enuncia el objeto por ser descrito en clave poética, como en “Zopilote”: “Zopilote: / cajón de muerto, / tumba volante; / solo te falta cargar un epitafio.” (p. 15)

Ak’abal recrea ese mundo que no ha sido descrito durante años, al menos no a través de ojos indígenas. Por eso, el paso debe ser lento, porque prácticamente se reinicia. Claro que se tienen los antecedentes precolombinos-coloniales de los indígenas, de donde se pueden extraer algunas similitudes, como el gusto por la repetición ceremonial de las palabras, que se explica fácilmente al reconocer que las lenguas indígenas utilizan formas ceremoniales para hablar, con muchas repeticiones, que son utilizadas como elementos sonoros dentro de la poesía indígena.

Es importante también empezar a formular las onomatopeyas propias del idioma. Las onomatopeyas son palabras que pretenden emular un sonido, tal como en español nos referimos al kikirikí del gallo, o al tictac del reloj.

Con el avance de los idiomas indígenas, también deben recuperarse las onomatopeyas, ya que éstas son elementos culturales muy ricos. En Ak’abal, encontramos algunas como el “wit wit wit…/pik’ok’ pik’ok’ pik’ok'” (p. 33) que son los sonidos que hacen los chi’w, palabra k’iche’ que significa “pollito”. Con ello, se hacen diferencias con el español, ya que se separa fonéticamente del lacónico “pío pío pío” que le otorgamos a la cría de la gallina.

Con la irrupción de Ak’abal en la literatura, en los inicios de los noventa, el mundo europeo y estadounidense empezó a ver otra forma de concebir la literatura, y a encontrar nuevos mundos dentro de los mundos que ya se conocían.

Es por ello que la importancia de la literatura indígena de Guatemala, y sobre todo de Ak’abal por ser su pionero, es que ofrece una nueva forma de hacer literatura. Claro, que si analizamos los poemas, no nos dirán grandes ideas filosóficas o encontraremos retos textuales y estéticos, pero sí encontramos a alguien que intenta explicar de nuevo un mundo que se hallaba perdido y destruido por la guerra interna.

Anuncios

Responses

  1. Buenisomoo!!!!!

  2. […] «Humberto A’kabal». Diario del Gallo. 23 de noviembre de 2009. Consultado el 8 de diciembre de […]

  3. Estimado Humberto: Te saluda Edgar Bartlett soy el primo de Miguel Rivera Eileen, bob y jhon soy de xela,estuve esta semana en tu casa, a saludarte, quedamos que te enviaria mi correo, para estar mas en contacto, espero que estes bien, saludos, Edgar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: