Posteado por: diariodelgallo | diciembre 30, 2009

FRAGMENTOS DE UNA CORRESPONDENCIA BRAÑAS Y ASTURIAS

 

A lo largo de diferentes momentos históricos, señalando itinerarios de la Obra literaria y periodistica, esta correspondencia entre Miguel Ángel Asturias y César Brañas viene a enriquecer nuestro conocimiento sobre el devenir de la literatura guatemalteca.

Nos permite, sobre todo, conocer un poco más las condiciones en que transcurre la existencia de los dos poetas; pues deja entrever, en un cambiante contexto político y social que abarca casi medio siglo, parte de su mundo más íntimo, la forma como se va tejiendo

vida y obra, las ilusiones y los sinsabores, que son los de una época y en especial los de un país: Guatemala.

Aunque tarde, la correspondencia Se publica en conmemoración del Centenario del nacimiento (1899 — 1999) de estos dos grandes representantes de las letras nacionales.

Anuncios

Responses

  1. ***Una horas más…***

    Tic tac, tic tac, tic tac…
    El tiempo corre implacable,
    va tan prisa no espera a nadie,
    es un amo implacable.

    Tic tac, tic tac, tic tac…
    Nadie lo puede detener
    el reloj avanza sus
    agujas son como lanzas…

    Más cada minuto cuenta,
    cada segundo resta…
    Y yo sigo llevando
    esta carga a cuestas.

    Carga consagrada a mi vida
    por esa costumbre estúpida,
    de acumular pensando
    que para mañana me hará falta…

    Sé que debería de vaciar mi valija,
    sé que al final nada podre llevarme…
    Mas en mi afán de hacer lo más importante
    pierdo el tiempo que me queda.

    Si la vida es una sucesión de eventos
    porque me siento impotente y perplejo
    ante la vida que siempre me da otra oportunidad.

    ¡Ojala! En la agonía de un año que termina
    la vida me regale no solo nuevos propósitos,
    si no el coraje para lograrlos.

    ¡Ojala! Que al iniciar el nuevo año
    yo no sea una llamarada de tuza
    si no leno verde que arde…

    ¡Ojala! Pueda ser motivo de felicidad
    armonía y amor para mis hermanos…
    Que nunca comparta lo que me sobra
    si no lo que me falta..

  2. ***Resoluciones***

    Movidos por emociones
    y por precepciones
    de lo exterior…

    Nos apropiamos de metas
    que no son nuestras,
    solo por agradar a los demás.

    Para empezar contamos
    con la “motivación”
    que acaso nos alcance
    para arrancar…

    Nos lo proponemos,
    que esta vez lo lograremos,
    lo volvemos a intentar.

    Cada inicio siempre es igual,
    con un final tan predecible…
    Porque nos es inconcebible a
    nuestra propia conciencia escuchar.

    Si nuestras resoluciones no
    fueran el fruto de
    nuestras emociones…

    Estaríamos dispuestos
    a pagar el precio…
    Y nunca nos compararíamos
    con los demás.

    Amaríamos con toda el alma,
    viviríamos a plenitud…
    Comprenderíamos que no
    hay mayor virtud que la
    de ser nosotros mismos.

    Comprenderíamos que
    nuestras resoluciones
    son solo vanas costumbres
    cuando sin Fe decidimos
    comenzar…

  3. ***The Moonman***

    Salía por las noches llorando

    sin poder dar crédito a una

    vieja noticia que decía que

    Anstron había ultrajado a

    su amada.

    Su amada la que en cada alborada

    en su blanca palidez le había

    regalado versos y canciones.

    Su amada a la que las estrellas

    miraban llenas de deseo y a pesar

    de brillar y brillar nunca habían

    podido conquistar.

    Su amada la que cada noche

    lo seducía mostrando parte

    de su desnudez mientras se

    bañaba de sol…

    En su lamento se preguntaba

    ¿Qué cómo era posible que un

    simple mortal había llegado

    hasta allá para ultrajarla?

    Mas de alguien intento darle

    consuelo y respuesta,

    pero nadie pudo…

    Y el simplemente decía:

    mentira, mentira si aun

    mis ojos la contemplan blanca

    como la espuma del mar…

    Si aun al reflejarse en la playa

    despierta pasiones.

    Mentira, mentira si no hay

    versos sin luna…

    Ni serenata sin su presencia.

    ¡No me digan, que el hombre

    con su ciencia la pudo

    conquistar!…

    ¡No me digan que una maquina

    puede llegar más lejos que ese

    don divino de la inspiración!…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: