Posteado por: diariodelgallo | junio 2, 2010

POEMAS PARA EL MARTES de Gerardo Guinea Diez

Una de las virtudes de la poesía es detenerse en los fragmentos, es decir, ser un puente entre tiempos e instantes. El martes es, en este caso, una metáfora del tiempo. Por lo que, POEMAS PARA EL MARTES son, en esencia, poemas amorosos a partir de ese día, porque éstos son historias de amor, en particular de las mujeres, de esas que se quedaron en la orilla de los días con su derrota a cuestas, viendo cómo sus hijos, sus maridos, sus parientes, sus amantes se fueron diluyendo en el olvido. Pero también cómo llegaron a amar de un modo tan intenso y total. Ante ello, y es que no hay que olvidar que del materialismo dialéctico pasamos al materialismo histérico, sólo queda ponerse escribir sobre duraznos y catástrofes, porque, en dónde ponemos tanta muerte sin misericordia, cómo expiamos tanta crueldad. Uno quisiera estar menos solo, porque así estamos, inmensamente solos ante las ruinas y los escombros de la posmodernidad. Basta ver nuestro imaginario colectivo, el cual se pobló de sombras y fantasmas, porque sólo alcanzamos a ver a nuestros personajes difuminados en una bruma que sale del espejo, sale y entra, sin más, sin esplendor.

Anuncios

Responses

  1. Linda descripción de la Soledad que recorremos todos los días aunque las voces y sonidos del progreso nos abracen nuestra diaria existencia.

  2. ***Rituales y Pasiones V***
    (Sin dietas, ni Horarios)
    Le serramos la puerta
    a la rutina…
    Le abrimos las ventanas
    a la vida…

    Durante el día el sol nos
    sonríe y hace fiesta…
    Y por las noches los grillos le
    dan serenata a nuestro amor.

    Nuestros deseos engendran
    pasiones que desvelan a la luna,
    y que provocan que griten las
    estrellas sin que se entere el sol.

    Tu eres en mi mesa ese manjar
    que te seduce…
    Y en mi cama esa fruta que nunca
    terminas de probar…

    Pues aun dormidos nos soñamos
    y por eso despertamos con mas
    ganas de amar…

    Hemos roto todos los esquemas,
    hemos quemado las agendas,
    no tenemos horarios, ni hacemos
    dieta cuando nos vamos a entregar.

    ¿Sera nuestro lecho la ante sala
    del cielo o del infierno?
    ¿Sera ese fuego en nuestra cama
    locura o bendición?

    Oxwell L’bu


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: