Posteado por: diariodelgallo | julio 1, 2010

POESÍA DE GUATEMALA por Julio Serrano

Julio Serrano julioserech@gmail.com  SigloXXI

Julio Serrano Echeverría escribe acerca de los colectivos y editoriales especializados en poesía que han venido a renovar la escena nacional

La poesía es una de esas abstracciones que tienen miles de recovecos, entradas y salidas. Una de las trampas más comunes que tiene es la de tratar de definirla, el queso de dicha trampa con el cual solemos caer es la frase “la poesía no se puede definir”, y uno de los quesos más dulces y envejecidos de la trampa-laberinto podría ser culpa de Bécquer y lleva la etiqueta “poesía eres tú”. Así, el listado infinito de accesos y rutas de escape, abarca nuestro horizonte.Me interesa particularmente de sus túneles oscuros el de la utilidad: ¿para qué sirve la poesía? Doblemente tramposa es esta ruta, en la cual se compara a las peras con las  manzanas, sin saber en realidad qué son las unas y qué son las otras, aunque se nos antoje pensar que la poesía es más bien peramanzana.

Poesía poseída se lee en varios grafitis sobre algunas paredes de la ciudad. Las estilizadas letras suben por la superficie como arañas; uno gira la cabeza para leer la frase y en la mayoría de casos sigue la ruta indiferente y cuando vuelve a leer la palabra poesía en otro lado, se piensa en ese grafiti. Y quien quita, cuando vea a un muchacho haciendo un grafiti en su cuadra piense “¿estará poseído por la poesía?”. Discretamente causa y efecto ceden  ante el piquete de aquella araña de palabras. Un arácnido que ha ido dejando exitosamente sus huevecillos  en los últimos años, tal como evidencia un buen combo de poetas, libros, lecturas, escenarios y lectores que se han organizado de muchas maneras para mantener activa una maquinaria poética que, claro está, no es nueva.

Proyecto poesía

Revistas, colectivos y proyectos editoriales han acompañado el rumbo de la poesía desde sus inicios, acá y allá; ese proceso íntimo de escribirla y de leerla ha contado con una infraestructura colectiva que le prende fuego. En nuestro país podemos recordar el trabajo de grupos (colectivos según la jerga de temporada) como Saker-ti, Nuevo signo, rin-78, o la Rial academia;  y revistas como Revista de Guatemala, La Gran Flauta, Alero; entre otros varios grupos, publicaciones y proyectos editoriales que han intervenido en diversos momentos de nuestra historia literaria.

Los proyectos más recientes encuentran sus antecedentes y diálogos en revistas como La Ermita, la Revista de la Universidad de San Carlos, Anomia, Rusticatio; y sobre todo en proyectos editoriales como Editorial X y Editorial Mundo Bizarro, estas últimas dos particularmente emblemáticas para muchos de los autores más activos de la literatura contemporánea, los que aún no peinan canas, o no tantas.

Este tipo de dinámicas (autores-editores-promotores) se convierten en espacio de interlocución, de intercambio y hasta de juego, y ante la pregunta de cómo esas plataformas van más allá del arte o no, pues podremos referirnos a las experiencias cercanas para tratar de respondernos.

Máquinas sociales

Editorial X y Mundo Bizarro fueron dos proyectos editoriales que resignificaron en sus catálogos la experiencia del libro y sus contenidos, aunque entorno a aquellos libros se articulaban nuevos discursos y acciones ante la literatura, la segunda mitad de los 90, esencialmente, y los inicios de aquel ya lejano fin del mundo (2000). Luego, varios grupos de escritores-gestores deciden organizar sus propias plataformas paulatinamente. Así, ya luego de la primera década del siglo podemos hacer un balance muy a favor de la poesía.

En 2003 un grupo de escritores quetzaltecos decide iniciar una cartelera cultural permanente que gire entorno a la poesía, “para ser honesto, porque quienes lo iniciamos somos poetas, quién sabe qué hubiera pasado si fuéramos actores de teatro” comenta Marvin García, uno de los fundadores de Grupo Ritual, el colectivo que en ese año iniciara el I Festival de Poesía en Xela. Seis ediciones después y, gestionado a través del colectivo Metáfora, “patojos que estuvieron en lecturas en colegios hace varios años, hoy son parte de la organización”, comenta García, actual director del Festival Internacional de Poesía (FIP), en Quetzaltenango (festivalpoesiaxela.blogspot.com).

“Después de 6 años se ha logrado tener un público que ha ido creciendo junto al FIP y que esperan la siguiente edición.  El festival de Xela ya es reconocido a nivel latinoamericano y hay que seguir aprovechando los espacios que se ha logrado obtener, pues este encuentro de poesía puede ser también un medio de denuncia, de afirmación, de comunicación”, argumenta su director.

Una de las características más interesantes de estos proyectos es una evidente descentralización de la ciudad de Guatemala, con abierta intención de dialogar desde los departamentos y hacia Latinoamérica. San Marcos no se ha quedado fuera de la maquina textual y en la cabecera del departamento se creó La Galería, coordinada por el pintor Samuel Maldonado y que funciona como el Salón de la Justicia de los artistas contemporáneos que trabajan en el lugar.

El poeta Wingston González coordina en este espacio la colección Sylver Shower (silvershower.blogspot.com) que busca crear un intercambio de palabras entre autores de distintas generaciones de San Marcos,  la colección presentará dos libros de autores locales bimestralmente, en ediciones preparadas artesanal pero cuidadosamente por el mismo González.

El espacio de La Galería (lagaleriasanmarcos.blogspot.com) ha permitido la comunicación fluida entre artistas locales, y se ha convertido en un punto de encuentro, tomando en cuenta que según el coordinador de la serie, “en la calle he encontrado a los escritores más jóvenes”. Para González ha sido un proceso duro, pues “al ciudadano de a pie la poesía le parece algo arcaico; tiene la idea de la poesía parnasiana, por eso la gente cree que es aburrida”, añade el poeta, quien junto a los demás artistas del colectivo imparte pláticas y talleres de lectura. “Está bien cantarle a San Marcos, pero también hay otras cosas que tienen que ver con nosotros, con nuestro lenguaje; que tiene que ver con la calle”, dice.

Las luces de esa abstracta utilidad continúan apareciendo.  “Yo soy de la idea de que los poetas somos muy malos vendedores de nuestro producto. Pero yo creo que sí sirve para algo; venimos de intentos de intervenciones sociales. Antes de hacer poesía trabajé para ONG, para organizaciones sociales; otros han militado en partidos de izquierda, y luego de pasar por la poesía la intervención social es distinta; todo cambia, ya no te crees lo mismo o te lo crees de otra forma”, piensa Wingston (wingstonoswaldo.blogspot.com).

Máquinas textuales

Carmen Lucía Alvarado es la subdirectora del FIP de Quetzaltenango, y además de ser asistente editorial en Editorial Cultura dirige su propia máquina textual, junto al también poeta Luis Méndez Salinas, de Catafixia Editorial (catafixiaeditorial.blogspot.com). “Surge no como una necesidad sino como una mera eventualidad, después de estar en contacto directo con el medio, y de alguna manera conocerlo”, explica Alvarado. “Buscamos promover escritores contemporáneos, sí, pero más que todo queremos tener una especie de catálogo, una referencia inmediata a la obra, sacar una biopsia de la poesía guatemalteca contemporánea y latinoamericana (aunque esta más  grosso modo)”, complementa.

Esta editorial trabaja a todo motor, con un promedio de 4 libros cada 6 semanas, un formato amigable y un diseño fresco y contemporáneo (a cargo de Alejandro Marré). Estos elementos explican el gran interés que ha despertado el joven proyecto. Abordar qué se dice y cómo aún podría ser temprano. “Creo que no hay un discurso claro, no aún… son de las cosas que mirás mejor alejándote un cacho. Con todo lo que se esta publicando es difícil entender si hay un discurso, pero la intención de refrescar es evidente este es uno de esos movimientos que funcionan como bisagra”, detallan Carmen Lucía y Luis.

Para Pablo Bromo (pablobromo.blogspot.com), también poeta y editor (al frente de Vueltegato editores), publicar poesía permite “humanizar a las masas y además da una sensación de que la verdad es sensible y está al alcance de cualquiera. Por otra parte, le dejás al lector un momento de paz entre sus manos, algo que parecería absurdo, ya que vivimos en un país en el cual por cualquier cosa te matan, menos por un libro”.  No es un juicio aleatorio; la experiencia de este editor va entonces a la vida misma. “La poesía salva, me dijo un pandillero hace unos años. Yo pienso de la misma manera”.

Vueltegato Editores publica poesía y narrativa de autores guatemaltecos y latinoamericanos, y está muy lejos de quedarse en un sueño romántico de activismo poético. No, su director opina que “la poesía vende, si sabés conjugar correctamente los componentes de la ecuación. Como editor, tenés que realizar una serie de actividades para que los libros de tus autores viajen. Presentaciones, visitar universidades, buscar los medios de comunicación… hacer imagen. Si lo hacés bien, con amor, dedicación y entrega; los libros se venden”. El trabajo no es poco cuando pensamos en otra de las trampas del laberinto, esa que constantemente nos dice que la poesía no vende.

Latinoamérica se representa en estos esfuerzos más allá de los autores que publica; también en sus editores.  Mata-mata editores (matamatalatinoamericana.blogspot.com) es un sello dirigido por el artista argentino residente en Guatemala, Leandro Asoli, quien desde hace varios años estuvo detrás de este  proyecto. Esta editorial publica a poetas de edades y geografías distintas, pero todos latinoamericanos. Un cómodo formato de bolsillo y un juego de portadas colorido y retro vuelven a los libros pequeños objetos coleccionables. El poeta Héctor Hernández Montecinos, uno de los autores de esta editorial, comentó recientemente en una entrevista en El Salvador que “se están reconfigurando mapas ancestrales. En Guatemala se está recuperando el arte en las zonas marginadas. Hay arte comunitario que está sanando heridas profundas”. Por si no ha reparado en el contexto, se trata de un poeta, un chileno que habla acerca de Guatemala desde San Salvador. Sin duda, como él indica, con la poesía se renuevan los métodos de cartografía.

RECUADRO

Poesía interinstitucional

Diversas instituciones forman parte de la infraestructura cultural entorno a la cual la poesía continúa creciendo.

Proyecto CREA Es una unidad del Ministerio de Cultura y Deportes, uno de los principales promotores del arte contemporáneo. También ha invertido esfuerzos y recursos en la consolidación de la poesía: producción de eventos, lecturas, presentaciones de libros y festivales. Además, este año también apoya nuevos proyectos editoriales para la impresión de sus libros de distribución gratuita, como es el caso de las editoriales Mata-Mata y Vueltegato (creaguatemala.blogspot.com).

Pacto por la vida Es un proyecto que tiene su sede en Costa Rica, y aunque el trabajo que realiza partió originalmente de la concienciación en torno al medioambiente, este año apoyó intensamente al Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango y trabaja también con la editorial Catafixia: “Consideramos que el proceso de creación y desarrollo de la cultura en la formación de una valoración de la vida en Centroamérica reviste un carácter creador y comunicativo, no solamente para la autoafirmación, autorrevaloración y desenvolvimiento de las capacidades sustanciales del vecindario, sino además para trascender el enfoque puramente socio-económico incapaz de revelar la esencia recóndita de las personas y de los territorios”, comenta Daniel Matul, poeta y miembro del proyecto (pactoporlavida.net y eco-book.net).

Caja Lúdica Es uno de los más activos promotores guatemaltecos del arte como medio de transformación y sensibilización social. Ha dedicado buena parte de su esfuerzo a la formación de nuevos espacios y formas de expresión en comunidades marcadas por la pobreza, la delincuencia y la invisibilidad mediática. Caja Lúdica ha apoyado permanentemente talleres de poesía y escritura creativa, además de las muestras nacionales de poesía Barrilete, Kadejo y FIP Quetzaltenango. (cajaludica.org).

RECUADRO

Estadísticas poéticas

Catafixia editores Carmen Alvarado y Luis Méndez Salinas, directores.

Dieciséis títulos publicados en medio año. Guatemaltecos: Cafeína mc, de Wingston González; Vacíos paralelos, de Gabriel Woltke; No somos los mismos, de Marvin García; Alicia, de Pablo Bromo; El encanto del hielo, de Juan Pablo Dardón; Rockstar, de Julio Prado; Los falsos millonarios, de Maurice Echeverría; Cuentos Infantiles, de Vania Vargas. Y ocho poetas latinoamericanos.

FIP Quetzaltenango Marvin García, director. El Festival Internacional de Poesía se realiza desde 2002.

Son ya seis ediciones, cuatro antologías y la participación de poetas de Chile, Argentina, Perú, Colombia, Venezuela, toda Centroamérica, México, Martinica, Italia, Hungría, Rusia, Egipto, que han asistido. Se han realizado lecturas tanto en Quetzaltenango, como en San Marcos, Quiché, Huehuetenango y Sololá.

Vueltegato Editores Pablo Bromo, director.

Publicaciones: Arbitraria muchedumbre, de Pablo Bromo; Trisoms 2 (antología); Retiro, de Luis Alejos; Arial punto 13, de Alejandro Marré; Libro Monstruo (antología); Años luz, de Nicolle Delgado. A dos pasos, de Pablo Bromo. La editorial gestó además, durante 2009, diferentes encuentros con tres poetas en el mismo escenario. Y bautizó dichas lecturas como Trisoms.

Mata-Mata editores Leandro Asoli, director.

Publicaciones: Microcosmos, de Héctor Hernández Montecinos; Caja Negra XX2012, de Alan Mills; El té de Dios, de César Aira; Mi primera banda Punk, de Francisco Garamona; De putas y poetas, de Wa-shington Cucurto; Nueve gacelas por el monte Líbano, de Rodolfo Hasler; Postits de luz sucia, de Javier Payeras, y Una Proposición, de Francisco Garamona.

La Galería Wingston González, director de colección Sylver Shower. Samuel Maldonado, director La Galería.

Obras publicadas: La sombra en el agua, de Martha Cristales; Intérprete desconocido, de Juan Pablo Barrios.

RECUADRO

CTRL+E

El lunes 19 de julio, en el Centro Cultural de España, se realizará la actividad titulada Ctrl+E: La Emergencia Editorial en Guatemala: presentación de proyectos editoriales, conversatorio y debate acerca de la producción de libros en Guatemala y la distribución de poéticas contemporáneas. En la actividad participará la mayoría de las fuentes consultadas en esta nota. Más información: 2385-9066 y cceguatemala.com.

RECUADRO

En línea

Poesía en Internet. Del espacio virtual, destacan los siguientes espacios.

Colectivos NadaEditores, Ediciones Bizarras y la Sociedad Optativa de Poetas Anónimos (S.o.P.a.) propician un espacio para la expresión artística libre. Cada semana, alrededor de 20 jóvenes, que oscilan entre 18 y 30 años, se reúnen para compartir textos y participar en las lecturas de poesía. Los tres grupos optimizan los medios alternativos, en especial Internet, y las publicaciones independientes para dar a conocer sus textos. (nadaeditores.com y nadaeditores.blogspot.com). S.o.P.a. es un espacio para el ejercicio de la escritura y el intercambio de las artes, a través de medios impresos y audiovisuales. Es un colectivo formado por escritores jóvenes y multidisciplinarios, participantes de la cultura de blogs como punto válido de expresión literaria, da inicio a la labor editorial con el libro Momentología y las rosas, de Luis Hurtarte, publicación en alizanda con UIP (uipproducciones.blogspot.com). edicionesbizarras.com.

Te prometo anarquía Rafael Romero reúne una nutrida muestra de literatura emergente. Este blog, que se inició en diciembre de 2007, se ha convertido en un directorio en el que figuran los nombres de escritores que comienzan a trazar camino en la literatura nacional. Poemas y fragmentos de estos autores (que suman más de medio centenar) alimentan los posts del sitio; es prácticamente una antología en la que no faltan los links a revistas, sitios y proyectos culturales, ni a las bitácoras de poetas y escritores guatemaltecos. teprometoanarquía.com.

Libros mínimos Un aparato de difusión de la literatura centroamericana. Su objetivo principal es facilitar la lectura de obras contemporáneas y de textos críticos que permitan dar una visión más amplia del quehacer literario por estas latitudes. librosminimos.org.

Luna Park Literatura guatemalteca, reportajes, reseñas, plástica, artes visuales y cine. El blog de la revista Luna Park recoge actividades de la agenda cultural de Quetzaltenango y ofrece temas de interés. revistalunapark.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: