Posteado por: diariodelgallo | julio 14, 2010

TEATRO EN LA EDUCACIÓN POR MADUREZ…APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO DE LA LITERATURA de Ramiro Argueta

TEATRO EN LA EDUCACIÓN POR MADUREZ…APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO DE LA LITERATURA.

Cuando el día domingo se utiliza para estudiar y no para descansar; cuando el trabajador de lunes a sábado se despierta el séptimo día de la semana para tomar su mochila llena de cuadernos y libros,  con el afán de asistir a sus estudios,  los cuales fueron interrumpidos por la necesidad de sacar adelante a una familia por medio de su trabajo,  en edades,  que según el sistema educativo,  eran aptos para fortalecer la escolaridad del individuo y no para el desarrollo de competencias laborales. Cuando el jornalero  se convierte en estudiante por un día y adquiere el título de  “trabajador que estudia”,  para ser parte de la modalidad educativa llamada Educación por Madurez.

Ese fue el contexto de los estudiantes y de un profesor de literatura que espera en su clase, para vencer el paradigma que muchos de sus compañeros de trabajo tenían, pues el reto de la educación del adulto consiste en lograr que todo su aprendizaje sea sensible y significativo, eso sin tomar en cuenta que sea aplicable a su diario vivir, y cuando el área no es aplicable a su trabajo, como mínimo, se deben desarrollar competencias que trabajen en el  estudiante el ser, el hacer y  el sentir.

El aprendizaje de la literatura en contextos como este podría ser la “clase aburrida”, sin embargo, fue todo lo contrario, pues el docente fue capaz de explicarles que el arte es bello, tal cual definición de la literatura hispanoamericana; les transmitió que la música es como la literatura,  pues ambas son artes inmateriales.

El maestro les dijo a sus estudiantes que el arte de la literatura puede ser significativo si se comparte con todos, como logrando plasmar en un escenario lo que el autor escribe en un libro. Con argumentos,  los convenció de formar una compañía de teatro  para iniciar un proyecto educativo en su clase de literatura, con el objetivo de que los estudiantes vivieran la experiencia única de representar un personaje en una obra de teatro.

Por supuesto que no faltó el tímido, que dijo que le daba “miedo escénico”; no faltó el  que se disculpó por su poca habilidad memorística para aprenderse los diálogos;  no faltó el que decidió desde un principio no participar y se integró cuando vió que la mayoría de sus compañeros se empezó a entusiasmar.

Y así inició el proyecto de compañía de teatro, seleccionando  la leyenda de “La Llorona”, después de leerla en un libro del Profesor Héctor Gaytan.  Una comisión se encargó de adaptar la obra escrita a diálogos para teatro, otro grupo se encargo de la organización del vestuario mientras otros se ocupan del arte de la escenografía.  Los habilidosos para el diseño se dedicaron hacer carteles de publicidad con dibujos de “La Llorona”,  invitando a toda la institución a reunirse en el patio central para ver la obra teatral.

Fueron varios domingos de ensayo, escena tras escena, hasta que se logró una mezcla de leyenda, drama y comedia jocosa en las actuaciones de los estudiantes,  que se convirtieron en actores, algunos de ellos cumplieron su sueño cuando pasaban sus  treinta años de edad.

Patrocinados por ellos mismos, tenían su vestuario, la música, escenografía y sus guiones preparados.  El día de la presentación los “trabajadores que estudian” fueron los mejores actores de teatro y durante el espacio de una hora lograron que todos sus compañeros en el centro educativo cambiaran sus expresiones faciales en cada escena. El maestro  recordó que ese fenómeno  solo se ve en una sala de teatro, pero en esa ocasión ocurría en el patio de un colegio.

Antes de finalizar el curso,  el docente  evaluó  tradicionalmente a sus estudiantes con un examen escrito, mas por requisito de la institución que por contexto de evaluación;  pero yo observé,  que el maestro escribía las notas en el formato, mientras miraba los exámenes sin calificar,  y escuché sus carcajadas silenciosas cuando escribía el resultado, pues estaba más que satisfecho, menospreciando la evaluación de la memoria y justificando el significado de la experiencia. El rostro del maestro de literatura sonríe,  cuando recuerda a los estudiantes que  regresaron esa tarde de domingo a sus casas y siendo muchos de ellos  padres y madres de familia,  le contaron a sus hijos:

fíjense muchá…que hoy en el colegio hicimos una obra de teatro…yo al principio no quería,  pero al final salí de policía y todos se reían cuando hablaba y hasta  me aplaudieron…al principio me dio miedo, pensé que se me iba a olvidar lo que tenía que decir…pero después……………………..”

Anuncios

Responses

  1. No cabe duda que el verdadero aprendizaje se vive a travès de las experiencias significativas, aquellas que nos hacen sentido, nos divierten y nos hacen crecer y aprender para la vida y no solo para el momento. Hacer llegar la literatura de una forma vivencial en un contexto adulto fue la mejor manera de expresar a travès del lenguaje del teatro las habilidades y capacidades que desarrollaron al montar y preparar la obra, todo un proceso que fortaleció el ser, el hacer y el sentir. Imagino que fue una gran satisfacciòn!
    “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Benjamin Franklin

  2. El despertar el interes del aprendizaje de la literatura, a traves de experiencias significativas, no solo hace que el alumno encuentre el sentido a lo que se le enseña, sino que también lo lleva a vivir una experiencia unica, que lo marcara y le permitira ver aquello que se le enseña de manera diferente, buscando apropiarse de lo que se le enseña.

    Sin duda alguna estos alumnos hasta la fecha, tienen una perpectiva diferente, unica, especial, interesante hacia la literatura, que los hace disfrutar aun mas la lectura.

    Me llama la atención, aunque ya no somos niños, adolecentes, si existe vocación en el maestro se la trastime a los alumnos, despertando en ellos, la motivacion intrinsica a venturarse a hacer algo difrente, que les lleva a sentirse parte de la clase, y en este caso parte de la literatura.

    Sin duda alguna lo que vivimos y experimentamos en todos nuestros sentidos en el aprendizaje, sera lo que se recordara con mucha mas facilidad y sera duradera.

  3. Hola espero que estes bien, que bueno es que uno se sienta satisfecho por el trabajo que uno hace cuando se tiene vocaciòn y te felicito porque se ve que has dejado en el estudiante por madurez un aprendizaje que siempre lo recordarà, ya que son personas que para enseñarles siempre se tiene que buscar estrategias tècnicas y actividades de enseñanza.

  4. Gracias por los comentarios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: