Posteado por: diariodelgallo | agosto 21, 2010

MICRORRELATO DE CAMIONETA de Julio Donis

Julio Donis/Diario La Hora

Un sopor se apodera de toda las personas que viajan en la camioneta que circula del sur de la ciudad por la Avenida Petapa, hacia el Centro Cívico, excepto el chofer para quien el trayecto implica una experiencia de exaltación e incertidumbre, nada es seguro para el hombre que conduce esta jarrilla vieja de metal de color rojo pálido. Ese letargo es consecuencia del ritmo inercial de la vida cotidiana que engulle a las personas todos los días en un círculo del que pocos son conscientes, es la rueda eterna que gira de la casa-camioneta-trabajo-camioneta-casa, y así día tras día hasta que algo más emocionante irrumpa esa terrible inconformidad reprimida. Dentro del bus se respiran todo tipo de angustias y pensamientos que se mezclan con los olores de la mañana; los nervios de la mujer joven que se aventura a la búsqueda de su primer trabajo con currículum vitae bajo el brazo en sobre de manila, se confunde con el olor de perfume dulzón; el olor a frijoles dentro del pan francés que serán la refacción a media mañana del oficinista que no alcanza a comprender de qué manera se relaciona, el procedimiento que le es asignado con la efectividad de una política pública de la institución que lo contrata. Alguna flatulencia siempre está presente y desconcierta e incomoda a todos dentro de la caja de metal, las miradas acusadoras recorren para identificar al podrido.
El anciano jubilado que se aferra parado como puede, al sillón que ha cedido a la madre que carga un niño y de la mano a otro, se cuestiona por qué debe someterse a este viaje de indignidad junto a las demás personas, en condiciones que son más parecidas al transporte de ganado, que de personas que van al trabajo. La camioneta lleva los vidrios cerrados, porque si los abren ya no se pueden volver a cerrar, el óxido ha corroído el piso y en algunas partes se puede ver el suelo. El vehículo de pasajeros avanza con el doble de su capacidad doblado por el peso, el ayudante ya no cabe dentro del mismo y debe hacer equilibrio, pone un pie en la puerta y el otro lo asienta en la defensa de la camioneta, pegando su cuerpo en el vidrio del bus por el lado de afuera, gritando a todos que se aprieten bien porque aún hay espacio.

Nunca falta el hostigador que aprovecha el tumulto y pega el cuerpo a la secretaria bancaria que debe soportar aquel indignante episodio. Por supuesto hace su aparición el vendedor de conciencias limpias, que le da a usted la oportunidad de seguir el día con la tranquilidad de haber contribuido por un módico diezmo que servirá para ayudar a la “fundación de niños de los últimos días”. El bus lleva menos personas a la mitad del trayecto, y es en ese momento en el que la incertidumbre del piloto encontrará todas sus respuestas, dos jóvenes hacen la señal para abordar el bus, el primero se coloca detrás del mismo y el segundo toma por sorpresa al ayudante que es abalanzado hacia fuera del bus, cae al pavimento y golpea su cabeza, un grito ordena al piloto seguir y metros adelante dos detonaciones ensordecen a todos. La primera de ellas ha impulsado una bala que se aloja en el pecho y la segunda en el cuello del chofer. Gritos y angustia inundan en dos segundos el ambiente, el anciano cae el piso, la secretaria grita de pánico, el oficinista busca desesperado la puerta trasera, en su trayecto pasa atropellando al niño de la madre que le fue cedido el asiento, el bus avanza hasta chocar con un poste de luz, pues el cuerpo acribillado del conductor empujó el acelerador a fondo. Las sensaciones de la mañana se exacerbaron y ahora huelen a pólvora quemada y amargura.

Anuncios

Responses

  1. Empiesa de una forma consiente intenta ser seria la sittuacion pero no logra su cometido y finalmente se pierde el interes falta de detallar el dolor de una situacion tan lamentable y tragica


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: