Posteado por: diariodelgallo | diciembre 5, 2010

Un Nuevo Diseño de Creencias… Para Saber en qué se Puede Creer.

Foto tomada de: mundodero.blogspot.com

Por Ramiro Argueta

Si usted es de aquellas personas que piensa  que no se puede creer en nada ni en nadie,  es mejor que reflexione acerca del tema y se haga la misma pregunta al terminar de leer la presente, que tiene el único objetivo de convencer al lector en la posibilidad latente de creer.

No se puede creer en las palabras, sobre todo,  en las que provienen de singulares personajes de adulación, no se recomienda creer en  la mentira o el engaño, pero, es posible creer en dos palabras esenciales para la vida en común, respeto y sinceridad, por lo tanto, se puede creer en aquellas personas que demuestren con hechos que respetan al prójimo y tienen sinceridad en su palabra, por supuesto, el tiempo determina el valor de la persona por sus palabras.

Creer que la religión que profesamos es la única y verdadera es un error, no se puede creer y mucho menos imponer una forma de pensar, pues las religiones únicamente representan dogmas, más allá de eso, es posible creer que la religión debe ser un instrumento de ayuda al necesitado, se puede creer que es un buen método para  alcanzar la congregación espiritual con nuestros semejantes y es convincente si la religión es acción y  no teoría.

Se puede creer que los sentimientos deben ser el reflejo de la persona, pero se hace necesario saber, que las acciones para demostrar esos sentimientos deben ser dosificadas.  Llorar es bueno, pero dado las últimas tendencias sociales en donde se castiga al débil y se ignora al sentimental, es mejor llorar en soledad.

 

 

Las aspiraciones son importantes, se cree que las personas forjan su futuro por medio de sus planes, aunque el futuro no sea del todo seguro, por lo tanto no es confiable creer en el largo plazo, es mejor tener la confianza de creer en el presente, y que los logros son el producto del empeño del día a día.  Está bien planificar, ser visionario, solo si esa visión se constituye en varias metas a corto plazo que dan como resultado el cumplimiento del objetivo central.

Nunca será bueno creer que el trabajo y las actividades de rutina son el centro del universo, muchas personas sufren en la actualidad de un estrés,  que lejos de volver a la persona efectiva, la convierte en un autómata insensible; el trabajo jamás debe ser considerado una actividad de tortura o castigo, al contrario de eso, debemos creer que el trabajo en esencia es lo que dignifica el ser, y esto se logra únicamente trabajando con gusto en una actividad que pueda satisfacer sus necesidades básicas y que permita tener  una salud emocional estable, nada de lo anterior tiene que ver con el factor económico.  Pregunte a un misionero altruista, ¿Cuánto dinero tiene en el banco producto de su trabajo? Le asombrará saber que tiene muy poco, pero es feliz, con lo que tiene y con su trabajo.

Conocer el rol que nos toca vivir en la sociedad es importante, creer que nuestro comportamiento no es incidente y que es indiferente para las demás personas es un error.   Todos los roles bien ejecutados, traen un beneficio personal en primera instancia, pero la verdadera repercusión está en la sociedad.  Se puede creer que el rol social del individuo es el factor que revoluciona a los países en vías de desarrollo.  Pensemos en el maestro, que atiende a sus estudiantes convencido que su trabajo es un agente multiplicador de buenas actitudes.

El amor como un sentimiento es sano, el amor como una emoción es un error; pues ya lo dicen los psicólogos: La diferencia entre el sentimiento y la emoción es la duración de cada uno.  La emoción es fuerte y de corta duración; el sentimiento es paulatino, crece poco a poco y su duración puede ser indefinida.  En la medida que la juventud entienda esta diferencia tan significativa tendremos al amor como fuente de responsabilidad y sinceridad.  Se puede creer en el amor como un sentimiento, teniendo en cuenta que todo parte del amor filial, sin olvidar el amor ágape, el que viene de Dios nuestro señor.  Hablando del amor, ya no se puede creer que el sentimiento es palabra, un “te quiero”, un “te amo”, se dice de forma tan ligera en nuestras sociedades, ya no se puede creer en el amor de palabra. Un “te amo” sincero se hace acompañar de acciones que lo demuestran y de nuevo, al igual que el trabajo, nada tiene que ver con lo económico.  Es el amor en que se puede creer.

Entre los profesionales mucho se habla de ética y moral, los códigos establecen las conductas apropiadas en el desarrollo de una profesión, pero, qué hacer con aquellas personas que sin ser profesionales necesitan un código de ética y de moral aceptada.  Sócrates enseñaba  ética y moral advirtiendo a sus discípulos que en todas las acciones del ser humano se buscan tres cosas: verdad, bondad y utilidad.  El ser ético y moral es aquel que en sus acciones refleja la verdad de su palabra, la bondad hacia los demás y la utilidad de sus conocimientos.  Se puede creer en los seres éticos y morales, pues son los garantes de acciones justas que buscan el beneficio de la sociedad antes del propio.

Emitir juicios sobre los demás es permitido, siempre y cuando exista el tiempo para valorarlos.  No se puede creer en el prejuicio, así como un juez no puede condenar el delito sin conocer el caso.

Hay que tener presente que lo material no lo es todo en la vida.  La gente que vive feliz y en paz,  en realidad  es muy poca en nuestros tiempos, por eso, en lo único que se puede creer en esta vida es  que moriremos, dejando una huella que representa nuestra filosofía.

Todos deberíamos de crear una filosofía de vida para saber en qué se puede creer.

Anuncios

Responses

  1. Existen tantas formas de creer y motivos para hacerlo, que cada una significa algo diferente para cada quien… contruidas, modificadas y creadas a partir de cada experiencia y aprendizaje del camino de la vida.

    No cabe duda que “en lo único que se puede creer en esta vida es que moriremos, dejando una huella que representa nuestra filosofía”

    Gracias por compartirnos este artículo 🙂

  2. Artículo compartido, Gracias.

  3. Maravilloso artículo.

    Ha tocado la médula de los que somos empíricos.

    Con el avance de esta reflexión se abre un telón de verdades que pasamos desapercibidas todos los días sin fijarnos en ello. ¿Cuántas veces nos damos cuenta de que cometemos los mismos errores o tropezamos de nuevo con la misma piedra y pensamos que el azar es el responsable? ¿cuántas veces poseemos una vista de embudo que no nos permite ver más allá de lo tangible?… la verdad es que casi siempre nos acartonamos y amoldamos a la sociedad para pasar desapercibidos como un barriletes más en 01 de noviembre, bien vistos, alegres y sobre todo adaptados a las masas de las cuales formamos parte.

    Creo firmemente en la acción de creer, pero creer más allá del convencimiento personal. Creo que tenemos la capacidad de creer en un millón de cuestiones. Para ello debemos conocerlas por revés y derecho y ser imparciales con una mente abierta y sin prejuicios. También es importante meditar sobre nosotros mismos y sobre qué tan bien programados estamos para crear un sistema de creencias, ideología o filosofía de vida que lejos de encajonarnos nos libere. ¨

    Gracias por el artículo y comencemos a indagar.

  4. Realmente, es una articulo que nos lleva a reflexionar sobre aquellas cosas en las que creemos! Las acciones valen más que muchas palabras, las acciones reflejan mas nuestro verdadero sentir, lo que realmente creemos, pensamos y quienes somos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: