Posteado por: diariodelgallo | diciembre 9, 2010

PARADA FRENTE AL ESPEJO de Gabriela Gómez

Parada frente al espejo, Gabriela Gómez, ediciones del Cadejo, 2010, 70 páginas.

Eddy Roma escribe acerca de una obra que esperó 12 años para ver su publicación.

Eddy Roma eddyjromaa@hotmail.com/Siglo XXI

La primera noticia de los poemas de Gabriela Gómez (Guatemala, 1980) se obtuvo en la antología Para conjurar el sueño. Poetas guatemaltecas del siglo XX (1998), publicada por la Universidad Rafael Landívar y compilada por las escritoras Aída Toledo y Anabella Acevedo. Según sus datos biográficos, Gabriela estudiaba el bachillerato en el colegio Metropolitano, creció en un hogar que favoreció su interés por la literatura, la pintura y la música, y acudió a un taller literario coordinado por el poeta Enrique Noriega. La poeta adolescente era colocada como el eslabón más reciente de una secuencia que empezó con Alaíde Foppa y prosiguieron Luz Méndez de la Vega, Ana María Rodas, Isabel de los Ángeles Ruano, Alejandra Flores y Johanna Godoy. Su trabajo cristalizó en un primer libro, entonces inédito, que nombró La vida me la quitas y no me la devuelves.

 

En uno de esos primeros poemas, Gabriela se dirige a alguien que puede ser un amor a distancia o un poeta cuya lectura define vocaciones. Se lee de corrido, a partir del título: Qué no daría yo “Por un poema tuyo/ Que me roce/ Me toque/ Me lama y me consuma/ Y me lleve/ A donde nacen/ Todos tus poemas”. Palabras de uso diario, bordadas por la gracia creadora como un mapa que conduce al origen de toda fascinación. Y sacaba provecho de las influencias recibidas, como lo demostró al apropiarse del epigrama en Tu poema: “Lo mejor para mí/ Ha sido/ Que tú existas/ Y sin embargo/ Debo aceptar/ Que de no ser tú/ Para otro serían estas líneas”. La inspiración no se sujeta a modelos

 

La segunda noticia de la poesía de Gabriela se reportó en Tanta imagen tras la puerta. Poetas guatemaltecos del siglo XXI (1999). La misma institución, las mismas compiladoras. Su mérito fue reunir a un conjunto de voces que ocuparían, con el tiempo, su lugar en la tradición poética citadina. Ahí estaban Simón Pedroza, Emilio Solano, Eduardo Villalobos, Javier Payeras, Juan Pablo Dardón, Maurice Echeverría y Leonel Juracán, cada uno portador de su respectivo molde. Los anticipos de Gabriela eran poemas directos en su expresión, osados, sin rodeos: “Anoche soñé contigo/ Y sí/ Fue un sueño sucio// Se lo conté a la foto de tu mamá/ Y a mis amigas// Fue de esos sueños que te levantan las cejas/ Y matan a las abuelas de infarto// No que hayas hecho nada bueno/ Pero imaginarte acostada me gusta”. Aires de travesura, aderezados con un guiño. También se ubicaba al margen de los deslices cometidos por el estilo a lo querido diario que suele castigar la escritura de juventud: “Me atropellaron/ Caballos blancos// De sus jinetes/ No pude defenderme”.

Después, se supo que estudió medicina en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Obtuvo su título. Siguió escribiendo. Su participación en una lectura efectuada en Casa Cervantes favoreció una serie de coincidencias que permitieron, a comienzos de año, la publicación de La vida me la quitas y no me la devuelves por el Taller Experimental Alambique, sello cartonero instalado en Amatitlán. Meses después, tras 12 años de espera, se editó la versión final del primer libro de Gabriela, Parada frente al espejo.

 

No debe afirmarse que la obra aparece con retraso. De hacerlo en su momento, los comentarios se habrían limitado a admirarse que la autora todavía estudiara el diversificado y señalar la novedad en el trato del tema amoroso. En cambio, en una época en que las oraciones se mutilan en los mensajes de texto, el libro electrónico amenaza con enviar a retiro al libro impreso, y el consumo agota las novedades que demanda con avidez, los poemas de Gabriela ofrecen la palabra precisa, se benefician de la síntesis que proporciona el conocimiento del inglés, y poseen eficacia en la transmisión de estados de ánimo que, entre personas, se reduce a palabras dichas a medias o enviadas por el celular. Saca partido de los silencios. Se desnuda, y también desnuda al lector. Sólo así puede constatar que “Después de tu lectura/ De mi cuerpo/ Me queda la impresión /Que naciste /Pero no existes”.

Anuncios

Responses

  1. Me gusta mucho el estilo en el que el autor del artículo analiza la poesía y la anécdota sobre su aparición tardía. Un libro que duró 12 años en aparecer es casi como un milagro, porque a veces sucede que los libros nunca se publican y las familias terminan por desaparecer los poemas o textos inéditos, sin que el autor o autora puedan ya hacer nada desde la tumba. Mi adicción por la poesía me hace pensar que deben existir muchos libros, sobre todo de mujeres, que obviamente fueron pasados por una fuerte autocensura, o también por una censura de la sociedad, la escuela, la iglesia, etc. Felicitamos a la autora por decidirse a publicar su libro.

  2. Hay quienes dicen que la poesía juvenil está llena de fantasías hormonales y de heridas sangrantes de amor, (bécquer, lord byron, edgar allan poe, neruda, emily dickinson seguramente contradicen esto.) Por experiencia propia, habemos quienes opinamos que cada etapa del ser humano que lo inspire a crear belleza escrita es igual de importante a la que la precede o sucede. Pienso que, la publicación tardía de esta pieza artística, favorece de sobremanera a la autora y a la credibilidad y seriedad de sus escritos. De haberse publicado Parada frente al espejo en el momento de la creación, la obra de Gabiela Gomez hubiese recibido la admiración que merecía, pero desviada por factores como la edad de la autora, el contexto sociocultural del momento y un sinnúmero de situaciones que habrían restado apreciación a la construcción poética tan solida que presenta la poetisa.

    Después de doce años de estar oculta su labor poética, es de aplaudir que salga a la luz y florezca su legado creativo, pues el aporte que representa para mujeres que gozamos del arte de la poesía es sumamente significativo e inspirador y en lo personal espero tenerlo algún día como parte mi mi biblioteca personal.

    Felicidades a esta multifacética mujer por tan liberador aporte!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: