Posteado por: diariodelgallo | febrero 18, 2011

COMENTARIO de Ariel Batres Villagrán a DE APARENTE COLOR ROSA de Myron Alberto Ávila

Aunque se trata de la primera edición en forma de libro, originalmente la obra constituyó la tesis de graduación  para  obtener  el  título  de  Ph. D.  in  Spanish  en  la  Universidad  de  California,  Irvine, Estados  Unidos.  En  algunas  referencias  aparece  como  impresa  por  Georgia  College  &  State University, 2008, seguramente porque en ésta última se desempeña como profesor.

Myron Alberto Ávila es hijo de padre y madre guatemaltecos; su abuelo materno fue un hondureño nacido en Santa Rosa de Copán, de donde también era oriunda Argentina Díaz Lozano (1912-1999).

La  tesis  fue  editada  en  octubre  y  presentada  al  público  en  diciembre  de  2010  por  Editorial Guaymuras de Honduras, cuya  reseña de contraportada –a cargo del  también guatemalteco Arturo Arias– se transcribe a continuación:

Para leer el artículo completo de clic aquí:

Ávila, Myron Alberto De aparente color rosa

Anuncios

Responses

  1. Una paráfrasis del comentario anterior, puede leerse en

    http://www.latribuna.hn/2011/03/02/anaquel-literario-54/

    Publicada el 2 de marzo de 2011 en el diario La Tribuna de Honduras.

  2. El enlace recomendado que debería llevar al texto publicado en el diario La Tribuna ya no existe. Sin embargo, a continuación se trascribe directamente de los archivos del suscrito:

    De aparente color rosa

    En la contraportada del libro, del escritor Myron Alberto Avila, se explica que se escogió un tema nunca trabajado en Centroamérica: la novela folletinesca. Asimismo, se preocupó por visibilizar críticamente a las mujeres novelistas, ignoradas generalmente por una sátira tradicionalista desconocedora de la revolución teórica de los últimos treinta años. Por ello nos ofrece una exploración académica sumamente original, planteando una reflexión más compleja e incluyente a la de los viejos paradigmas.

    La meditación profunda y provocadora de Ávila recupera los aspectos invisibilizados por la crítica tradicional con una lectura compleja y sofisticada que, recuperando la producción discursiva eminentemente popular, reconfigura los acercamientos críticos a los imaginarios centroamericanos.

    Además de la literatura centroamericana, sus áreas de investigación académica incluyen los estudios de género, la narrativa y la poesía de mujeres y las literaturas latinas. Según el escritor guatemalteco Ariel Batres Villagrán, Ávila efectúa el análisis crítico de cuatro de las doce novelas publicadas por Díaz Lozano, siendo éstas: Mayapán (1950), Fuego en la ciudad (1966), 49 días en la vida de una mujer (1956) y Eran las doce… y de noche (1976). Nótese que no sigue un orden estrictamente cronológico, según año de publicación, sino en función a si en éstas la autora presenta una «novela histórica», las primeras dos, o bien una novela «microhistórica», con el “relato” en forma de ficción de hechos recientes con respecto al año en que fueron publicadas las dos últimas.

    Empero, como lo anota en la página 25 de su estudio, examina en total ocho, siendo además de las anteriores: Peregrinaje (1944), Aquel año rojo (1973), Caoba y orquídeas (1986), y Ha llegado una mujer (1991).

    Ávila se propuso –y lo logró– demostrar que las denominadas novelas rosa de Díaz Lozano solamente tienen ese color pero en apariencia, pues en el fondo de las mismas subyacen elementos ideológicos, posiciones políticas, ideales por el unionismo centroamericano, y esfuerzos abiertos de la mujer por abrirse paso y participar en diferentes actividades “reservadas” comúnmente a los hombres. El libro está ilustrado con 7 pinturas de la artista Celsa Flores, consideradas por Batres como fascinantes. Los nombres que la artista dio a cada ilustración son de por sí explicativos respecto al contenido de cada una de las partes de la obra de Ávila: “Reflejo”, portada; “Desiderátum” introducción; “Gestación”, capítulo primero; Para leer, escribir y recrear la novela rosa; “Solfeo”, capítulo segundo Historia rosa dentro de la historia; “Talismán” capítulo III: De cómo hacer oler la política a relato rosa; “Metamorfosis” Observaciones finales; y “Festival” Aparte del talento pictórico, ¡qué imaginación para lograr combinar el título de cada una!.

    Del autor

    Myron Alberto Ávila nació y creció en Guatemala, y reside en los Estados Unidos desde el año 1989. Es doctor en Español por la Universidad de California, Irviney actualmente es profesor de Literatura y Lengua en Georgia College & State University.

    Además de la literatura centroamericana, sus áreas de investigación académica incluyen los estudios de género, la narrativa y la poesía de mujeres, las literaturas latinas y queer estadounidenses, así como estudios de literatura en traducción.

    Es autor de Mujer, cuerpo y palabra: tres décadas de re-creación del sujeto de la poeta guatemalteca.

    Atto.

    Ariel Batres V./Guatemala


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: