Posteado por: diariodelgallo | febrero 20, 2011

EL JAPÓN HEROICO Y GALANTE de Enrique Gómez Carrillo

“El Japón heroico y galante” es reflejo del talento de Enrique Gómez Carrillo como escritor, cronista periodista. / Enrique Gómez Carrillo es reconocido no sólo por su prolífico y polifacético quehacer literario, sino por su afán en crear, junto con Rubén Darío, una nueva estética. Sus crónicas, ensayos y crítica literaria, géneros en los que se distinguió por la soltura con que los abordaba, aparecieron en numerosas revistas y periódicos de la época y luego en libros, muy difundidos, tanto en Latinoamérica como España y Francia.

Enrique Gómez Carrillo (Guatemala 1873-París 1927), hombre de gran cultura y refinamiento, vivió una existencia digna de un folletón durante su estancia casi permanente en París, centro de la cultura entonces. Salió de su país natal, como muchos otros, en busca de nuevos horizontes para su oficio de escritor, de la provinciana Guatemala de finales de siglo XIX pasó a formar parte de la brillante “Belle Époque”…

En El Japón heroico y galante (1912), el autor guatemalteco no sólo exhibe un dominio extraordinario de las estrategias del discurso modernista, sino que además demuestra su peculiar visión de hombre culto americano y europeizante. Sin embargo, hay que enfatizar que Gómez Carrillo no es propiamente un escritor “marginal” que produce desde los bordes, o desde posiciones desventajosos, porque forma parte de la elite culta y actualizada en su país de origen.

¿hay que señalar que es factible percibir en Gómez Carrillo una cierta nostalgia de paraíso perdido por figuras y momentos de la vida heroica del Japón ancestral que en parte existen, pero que la historia de suyo transforma parcial y lentamente? / En un sentido más profundo, Gómez Carrillo, como otros modernistas, inaugura un discurso que ahora podríamos considerar como antecedente para un diálogo intercultural y democratizador. O como esbozo del mismo entre las sedas y los sables nipones. El cosmopolismo propio de ese momento histórico conserva plena actualidad, hoy que estamos inmersos en procesos de globalización, donde precisamente el Japón constituye una potencia mundial en todo sentido. El Japón como lo vio Gómez Carrillo, en cierto modo todavía existe, porque constituye una nación profundamente arraigada a sus tradiciones y cultura.

A pesar de Hiroshima. Paradójicamente, un país que perdió la guerra, que fue brutalmente agredido en masa, es ahora el centro mundial de la electrónica, de nuevas formas de arte como los comics de autor. Una nación, pues, que no solo conserva su cultura sino que se moderniza, crea nueva cultura y la proyecta a escala mundial. Lucrecia Méndez de Penedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: