Posteado por: diariodelgallo | marzo 6, 2011

LAS PUPILAS DE ÓPALO de César Brañas

Por Diaro La Hora

La editorial Universitaria publicó el año pasado la novela “Las pupilas de Ópalo” del escritor guatemalteco César Brañas, la cual, como muchas de sus obras, eran poco conocidas, o conocidas en parte, por lo que se hace un gran aporte en el darla a conocer.
Según las palabras introductorias al libro, escritas por la licenciada Catalina Barrios y Barrios, “César Brañas invita al lector a investigar, en esta novela, desde el título ‘Las pupilas de Ópalo’. La palabra ópalo puede traducirse a partir del latín, del griego, del sánscrito. En cualquiera de las tres traducciones se la coloca entre los minerales, con propiedades colorativas, ya en rojo muy encendido, brillante y traslúcido, del arco iris con reflejos diversos para mostrar la superficie multicolor.”

En la misma Introducción, Barrios y Barrios continúa explicando:

El colorido en la literatura es el uso de recursos que excitan los sentidos de modo alegre y vivaz, o bien, como turbación del ánimo, en el caso del paisaje crepuscular, susceptible de nutrirse con la opacidad o la sombra.

La novela de Brañas muestra a un autor erudito, visible en el uso de palabras inusuales, no interpretadas, fácilmente, por un lector de vocabulario débil.

Esta erudición, como el uso de la prosa poética, le resta agilidad a la narración, camino hacia el mensaje final, aunque deleita y sostiene el interés del lector sensible a la poesía.

Ópalo, en la novela, es el nombre del personaje femenino más importante, Ópalo Losada, mujer extraña, en peligro “como una rosa en alta mar”. La rosa, flor profusa, acaso por la ciudad de las perpetuas rosas. Las pupilas de Ópalo a veces se llenan de luz, a veces lóbregas.

La acción se desarrolla en un “junio benigno” o en un “rubio septiembre”, en la hora del véspero, con penumbra color verde oscuro, en callejas sombrías, con niebla y oquedad en el escenario.

El color, en la obra, es un pretexto para inducir al lector, a fin de comprender la relación amorosa de Ópalo, con difícil acercamiento con su amado, por celos o por timidez.

La mirada cobra importancia, en vaivén con los sentimientos. El color se torna luz de llamas, con subitáneas llamaradas en los ojos, propias de una gran pasión, fuego de esperanza, luz incendiaria, color de brujería, ojos con libídine. Brañas usa el color para trasladar el amor de posible a imposible. Entonces, las llamas se marchitan, la mirada es negra, con penumbra en las ojeras, ojeras de yodo o azul violeta y los planetas se vuelven sordos.

Otros personajes, en la narración, son amigos y artistas, músicos y pintores, elementos que tejen el ambiente burgués.

El autor pinta los sentidos, especialmente la vista, multiplicada en mil pupilas. La idea central es el amor mitad platónico, mitad lujurioso. Se reitera la inquietud obsesivamente. Se huye con absurdidad para olvidar, la tragedia es aliada con la muerte.

En la novela, la reiteración fija ideas. La oración unimembre se equilibra con largos párrafos que inyectan amenidad. La adjetivación es extraordinaria, son perceptibles las palabras nuevas.

De calificar esta novela como modernista, manifestación literaria significativa en los últimos años del siglo XIX y en los primeros del XX, sería por su carácter cosmopolita, símbolo de universalidad, por sus variantes del color y sus atractivos sensuales. Elegante con el uso de piedras preciosas, vocablos extraños y enriquecimiento del lenguaje. Pesimismo. Sonoridad. Rasgos románticos y realistas se unen. Se advierte la sólida cultura del autor, presente en la totalidad de sus ideas, responsable de su trabajo intelectual, por ello, los modernistas surgieron en pequeños grupos selectos, con capacidad para asimilar varias culturas.


Anuncios

Responses

  1. Aprecio en mucho la literatura de César Brañas, en particular sus “Diarios de Aprendiz” por ese sabor tan crítico, satírico y cínico que utiliza para burlarse de situaciones de su tiempo, que podrían ser las de ahora. De igual forma, estimo su producción novelísita y hasta me atreví a publicar en octubre de 2009 un ensayo acerca de su novela póstuma “Las guarias de febrero”, el cual lleva por título “Digresiones acerca de la novela de César Brañas: Las guarias de febrero”, que se encuentra publicada en la siguiente página: http://www.monografias.com/trabajos-pdf2/digresiones-novela-branas-guarias-febrero/digresiones-novela-branas-guarias-febrero.shtml.
    Sin embargo, al leer el año pasado “Las pupilas de Ópalo”, sentí cierta desazón por no encontrarle la misma amenidad y misterio que rodea la trama de la novela anterior, y más que eso, una ficción aburrida.

    Resultan más atractivos sus ensayos acerca de Antonio Larrazabal (en dos tomos), Juan Diéguez (dos libros publicados en diferentes épocas) o sobre Ramón Aceña Durán.

    Con todo, sería recomendable efectuar algún coloquio donde se discuta el valor intrínseco de “Las pupilas de Ópalo”, una niña bien cuyos ojos de ópalo son lo que más resalta entre todas sus “virtudes”, y de su inserción en un medio como el guatemalteco, tan poco dado a discernir públicamente sus opiniones, y cuando algunos lo hacen, vienen otros a decir que no digan nada, a veces incluso confundiendo las actividades personales de alguien con respecto a las literarias que realiza, como le sucede actualmente a Mario Vargas Llosa al que algunos “colegas” escritores argentinos pretenden que no llegue a inaugurar la feria del libro en Argentina, porque es un pensador reaccionario y de derecha, no importa que se trate de un Premio Nobel, al que por algo le dieron el valioso premio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: