Posteado por: diariodelgallo | abril 18, 2011

SOPHIA MERTINS

Por Mario Cordero/La Hora

Sophia Mertins nació en Guatemala en 1985. Inició su formación artística en el país con diversos grupos de teatro y danza. Desde hace cinco años, reside en Londres, donde ha trabajado en diversos proyectos artísticos, escribe para teatro, cine y cuentos cortos. Sus últimos trabajos incluyen la presentación de un monólogo corto en la capital inglesa y la filmación de su primer cortometraje.

Mertins fue la ganadora del II Premio Nueva Dramaturgia Guatemalteca, concurso convocado por el Centro de Cultural de España, con su obra “Todos los loros se llaman igual”. Ésta es la historia de Roberto, quien tiene otro Roberto y puede llegar a ser varios Robertos, inesperadamente muere y junto con él el segundo Roberto. Ambos llegan a las puertas del cielo pero dado que los dos son el mismo y sin embargo distintos, deben decidir quien va a los niveles inferiores, suscitándose, a las puertas del cielo, un absurdo proceso burocrático.

El jurado del concurso, conformado por Javier Payeras, Marco Canale y Eduardo Ortiz, destacó su calidad y economía dramática, el juego teatral que la articula y atraviesa, así como una mirada lúcida frente a uno de los tabúes contemporáneos: la muerte.

Como parte del premio, la obra se montó y se puso en escena este pasado viernes. “Todos los loros” es la primera incursión teatral de Sophia, por lo que tomó el vuelo desde Londres únicamente para ver la obra.

El director de la obra, Jorge Hugo Carrillo, director de Teatro Independiente Sobretablas, destacó su vez, el sugerente juego escénico, los diálogos frescos y humanos, y el hecho de que encierra un enorme reto actoral y de puesta en escena. “A nivel personal, creo que muestra lo frágiles que somos los seres humanos. Casi me atrevería a decir, que vuelve a acercarnos al “Zoo de cristal” que todos llevamos dentro. Me agrada lo alejada que está del panfleto político y lo cerca que permanece de la conflictividad humana. La obra de Sophia Mertins se encamina a la connotación por la vía de lo humano que, desde mi personal punto de vista, es lo que le atañe al teatro.” El elenco, está integrado a su vez por Daneri Gudiel, Luis Román, Victoria Zuleta, Emy Coyoy y Braulio Padilla. La producción es del Centro Cultural de España con la colaboración de Teatro Independiente Sobretablas.

En su breve estadía en Guatemala, Mertins conversó con Diario La Hora.

– ¿Quisiera que nos contara un poco sobre esta obra “Todos los loros se llaman igual”?

– Bueno, la obra la escribí para el concurso de Nueva Dramaturgia Guatemalteca, que otorga el Centro de Cultura Española. La obra trata de Roberto, que decide que es muy complicado vivir sólo en una persona, así que se convierte en dos. Sin embargo, él muere y cuando llega al Cielo sólo admiten a una persona, no a los dos. En lo que resuelven este conflicto, él descubre quién es.

– Según el dictamen del jurado, resaltan la economía dramática de la obra. ¿A qué se refieren: a la poca utilería, pocos personajes…?

– Pues, creo que en todo sentido (risas), es muy económica. Más que eso, yo traté de hacer algo muy dinámico y que fluyera mucho, tratando de hacer una obra que tuviera la atención constante del público.

– Entonces se trata de una obra con mucho movimiento escénico, diálogos veloces…

– Exactamente.

– ¿Y cómo fue que le interesó este concurso? Me imagino que estaba el Londres. ¿Cómo conoció la convocatoria?

– Había pasado todo el año escribiendo en inglés y era como una oportunidad para escribir algo en español. No había probado; había escrito cuentos pequeños, pero nunca una obra de teatro. Entonces pensé en escribir en mi propio idioma.

– ¿Y cómo le es más fácil escribir: en inglés, o en español?

– Creo que en español (risas). Me es más fácil escribir mis ideas.

– ¿Le interesa mucho el teatro?

– Sí, en Londres estoy en un grupo de teatro para jóvenes, y ahí me fui involucrando en la escritura. Me pidieron que empezara a escribir.

– ¿Cuánto dura esta obra puesta en escena?

– No sé, pienso que como unos 45 minutos… Ésta es mi primera obra, y no sé cómo se transmite, cómo se traslada en escena lo que escribí.

– ¿Qué pasa si la obra, como la interpreta el director, fuera muy distinta a cómo se pensó desde su escritura?

– Pues, no lo sé. Esta primera obra es el primer test y de cómo se transmite en su escenario. Voy con mucho miedo

– ¿Cuáles son tus influencias para el teatro?

– No sé, quizá un poco el teatro del absurdo. Sólo quise hacer algo muy dinámico, con mucho movimiento. Ése era mi plan.

– Como actriz, le llamaría mucho la atención participar en una obra así.

– Sí, pero más lo pienso como público. Es el tipo de obra que me gustaría ver en escena.

– La realidad en Guatemala es muy diferente. Cuando se intenta poner una propuesta seria y novedosa en escena, ésta atrae a muy poco público, mientras que las representaciones que proponen, básicamente, unir diez chistes de Pepito, estas obras tienen llenos completos y permanecen por varios meses en escena.

– Yo tengo en cuenta al público en general. Yo escribí la obra en Londres, pero pensando en el público de Guatemala. Por eso, la pensé muy rápida, muy dinámica y con un poco de comicidad.

– De la obra, Roberto, el protagonista, al llegar al Cielo, se topa con que el trámite para resolver su problema es muy burocrático. ¿Esta característica se piensa como en una realidad guatemalteca?

– No, creo que esta es una temática pensada en cualquier parte.

– El teatro tiene sus ventajas porque es un arte muy directo. Aunque el dramaturgo no sabe, pero el actor sí está muy en contacto directo con el público, lo cual no tiene otras artes. Es por ello, que el teatro es más revolucionario, más vinculante. ¿Hay una propuesta directa hacia el espectador?

– En general, todo lo que escribo, intento plantearle a la gente que se cuestione sobre sí mismos, sobre sus alrededores, sobre quién es uno y qué es importante en la vida. Preguntas que siempre nos hacemos, pero pocas veces pensamos.

– ¿Esperabas que este premio te diera un impulso para darte a conocer?

– Esperaba más bien que este concurso fuera una prueba. Quería escribir algo en español y ver cómo fluye y cómo funciona. No me imaginaba que iba a surgir ganadora.

– Entonces, el resultado fue muy positivo, ya que el jurado determinó que sí hay algo valioso.

– Sí, mientras haya gente que le gusta lo que escribo, será un buen empujón para seguir escribiendo.

– ¿En inglés, o en español?

– En ambos. En inglés es una cuestión más de orgullo, de demostrar que puedo hacerlo y bien.

– ¿Valdría la pena traducir esta obra al inglés?

– Me da un poco de miedo.

– ¿No es equivalente pensar que la autora, dominando las dos lenguas, traduzca su propia obra?

– Me da miedo arruinarla, traduciéndola yo misma. No funcionaría una traducción literal.

– Vino esta semana sólo para ver la obra. ¿Vale la pena?

– Es importante, porque es mi primera obra. Es importante para lo próximo que siga escribiendo.

Anuncios

Responses

  1. Felicitaciones por reproducir el reportaje, es muy interesante para los que nos gusta el arte.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: