Posteado por: diariodelgallo2 | abril 2, 2012

TIKAL FUTURA de Franz Galich

 

Esta obra póstuma es la tercera de una serie que el escritor denominó el Cuarteto de Centroamérica, que incluían: Managua, Salsa City ¡Devórame otra vez!, Y te diré quién eres (Mariposa traicionera) y una cuarta, que no logró publicar.

Con Tikal Futura, Galich presenta una imagen aterradora de las sociedades del Istmo.

El escritor se graduó de licenciado en Letras en la Universidad de San Carlos de Guatemala. En 1980 salió al exilio a Costa Rica, y posteriormente a Nicaragua, donde obtuvo la Licenciatura en Artes y Letras por la Universidad Centroamericana.

Fue investigador de la literatura centroamericana, catedrático en varias universidades de Centroamérica, novelista, dramaturgo y ensayista.

Anuncios

Responses

  1. Y ante todo poeta. No se si pueden publicar este poema que elaboré en memoria de un amigo querido.

    A FRANZ GALICH (Escritor y Poeta)

    Como te fuiste a morir poeta
    sin que mis pupilas vieran tus últimas
    sonrisas y escucharan tu magia encantada
    en las noches de lunas de piedra lumbre y
    del sol brutal de Managua.

    Como es posible que no pude ver
    en mis remotos pensamientos
    como profecía ciertas
    tu holocausto radiante ante la inevitable
    dama del misterio, la muerte.

    Te acuerdas, poeta cuando
    escribimos sonetos al rumor de lo hilos
    de tu guitarra mágica
    a los fantasmas vivientes de la taberna viva
    ávidos de esperanzas, y musas
    A esa revolución sideral de la
    cintura de América que nos dejó sin sabores
    pero con las venas de la esperanza abiertas.

    Te acuerdas cuando perdías el aliento
    y tu corazón se agitaba como colibrí buscando miel de flores
    cuando veías a Margarita, flor del Reino Unido
    aparecer iluminada como Ángel
    bajando por las escaleras de plata en la
    morada de miel en San José.

    Nunca podré olvidar el olor a florifundia
    en medio de lápidas y mausoleos que flotaban
    al compas de nuestros pasos y las estrellas
    fugaces en noche de plenilunio..

    Escapábamos a las eternas tertulias
    de reacomodar el mundo en tinieblas y
    ordenar nuestros pensamientos
    que se esfumaban en licor amargo del exilio

    Desde que los círculos del espacio y tiempo
    nos separaron y cada quien eligió el camino y la
    tarea que Dios nos tenía preparados,
    llena tu recuerdo mi alma y tus sonetos mi espíritu.

    Estoy seguro que allá, donde estés,
    tu humanidad y tus versos apaciguan
    contiendas eternas y asi esperas la futura unión
    del árbol del tiempo con el aliento de la nueva vida.

    Arturo Lemus
    Enero, 2008


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: