Posteado por: diariodelgallo | enero 12, 2015

EL TEATRO EN GUATEMALA

teatro

Al llegar el general Rafael Carrera al poder se mostró interesado por la construcción de un teatro a donde pudieran llegar las mejores compañías de ópera.  Con esta intención se pensó en proseguir la construcción ya iniciada en la plaza vieja, donde se habían puesto los cimientos.  El general Carrera aprobó el presupuesto de $23,000 pesos para la continuación de la obra.  Nombró a Miguel Rivera Maestre como director y a Rafael Urruela como ecónomo de la misma. Todos dispusieron que el teatro llevara el apellido del Presidente y por ello se llamó Teatro de Carrera.

Dos teatros provisionales existían en Guatemala, antes de edificar el de Carrera: el de la Aduana y el de Oriente, en el primero se presentaba ópera y en el segundo trabajaban otros artistas.

El Coliseo de la Aduana desapareció.  Las Compañías se unieron para representar en el de la “esquina del Caballo de Rubio”.  Representaron las obras “El Campo y La Corte”. Actuó en este teatro la señora Laparra.  Se cantó el aria de la ópera Norma.  Para estas representaciones se esperaban los “veranitos”, para evitar las inundaciones debido a la mala construcción del edificio.

Ni el coliseo que existía en la Calle de La Merced, ni el llamado de “Las Carnicerías” se podía comparar con el teatro que se construyó más tarde con el nombre de “Variedades”.  El primero era un galerón de paja, carecía de elegancia y buen gusto y otros accesorios.  El segundo sólo tenía una lona y no podía presentarse en él ningún artista en época de lluvia.  El “Variedades” en cambio, era formal, abrigado, decente, adornado con buen gusto, tenía 55 palcos.  En él se presentaron obras de ópera muy importantes.  El señor Rivera lo decoró con 16 estatuas, colocadas en hileras a los largo del salón, para evitar incendios.  Hermosas pinturas y espejos reflejaban las luces que multiplicaban los objetos y aumentaban la distancia.  La decoración del teatro parecía muy bella (5 de abril 1850).  En el variedades se introdujo el alumbrado por medio de gas, a iniciativa del señor Julián Rivera (14 nov. 1849).  En este tiempo el guatemalteco Francisco Abreu levantó un teatro en México y también fue el primero en iluminarlo a base de gas.

Se estaba construyendo otro teatro provisional en la casa antiguamente conocida como de “Hurtado”, en la esquina de la plaza vieja, destinado a la opera.  Se daban funciones en Carnaval y se continuaban después dela cuaresma.  Mr. Beckers dirigía esta construcción y era encargado también de un paseo por el Calvario (24 de febrero 1854).

Existía otro teatro con el nombre de “Sol”, por los años 1855, cuando en el “Oriente” se presentaba la “Urraca Ladrona”, donde actuaba el señor Paniagua y la señora Romero, se presentaba la zarzuela “El Carnaval de los demonios”.

En el “Oriente” se presentaron obras como “Lucrecia Borgia”, “Catalina de Médicis”, “Belisario”, “Elixir de amor”, ante estas obras, el público pedía que se exhibieran obras “menos calenturientas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: