Posteado por: diariodelgallo | enero 17, 2015

TEATRO DE CARRERA

 

Teatro Carrera, Teatro Colon, Teatro Nacional

TEATRO DE CARRERA

Cuando se firmó el acuerdo en que se disponía construir el edificio, se recibieron los primeros fondos.  Los señores Matheu y Miguel Ruiz de Santisteban fueron nombrados para estos trabajos.  Se encomendó la dirección al señor Rivera Maestre, que había formado el plano del edificio, del cual no existía más que los cimientos.  El señor Rivera renunció al poco tiempo de haber iniciado los trabajos y se quedó encargado José Beckers, ingeniero que hizo su carrera en Berlín y que continuó la obra hasta su conclusión.  El señor Beckers varió el proyecto primitivo y agregó el vestíbulo que le daba hermosura a la fachada del teatro.

El teatro quedó  situado en el centro de la plaza, rodeado de una balaustrada de calicanto, cerca de la cual había una alameda de naranjos.  Sus dimensiones: 33 varas de ancho, 65 de largo, 17 de alto en los costados  y 25 hasta el mojinete.  El frente principal era un pórtico de orden dórico, formado por 10 columnas de 10 varas de alto cada una, con sus respectivos capiteles.  Sobre esas columnas descansaba un triángulo obtusángulo, en el centro del cual estaba esculpido en medio relieve el escudo de armas de la República y a los lados en los acutángulos dos liras de forma antigua, enlazadas con armas de yedra y de laurel.  Sobre el escudo había un hermoso colgante de flores, también de medio relieve, elegantemente suspendido por tres rosetas.  El pórtico, en cuya construcción se observaron las reglas seguidas en la del Partenón de Atenas.  El edificio en general era de ladrillo cubierto de estuco, pintado de amarillo pálido.

El edificio costó $115,000 pesos, cantidad obtenida por contratas que sucesivamente se hicieron, bajo la base acordada en agosto de 1852, y que estaba pagada en la mayor parte con sus intereses.  Esta obra suministró trabajo durante varios años a un número considerable de artesanos  fabricantes de materiales de construcción.

Se terminó de construir después de más o menos seis años de trabajo.  Se informó al público, en La Gaceta de Guatemala de proceso del mismo.  Cuando terminaron el techo, los trabajadores dispararon cohetes y enarbolaron la bandera.

En estos años se consideraba que el teatro era una escuela de civilización, de cultura y de buenos modales, donde se desarrollaba el buen gusto y se favorecían las artes y el comercio, promoviendo el progreso de Guatemala.  Todo se hizo por deseo del Presidente Rafael Carrera, su ministro Pavón y la pericia del señor Becker, además de la cooperación de muchas personas que anticiparon fondos.

Se verificó el 23 de octubre de 1859.  Se le dio el título de Teatro de Carrera.  Se le concedió a la Compañía dramática del señor Iglesias, para unas pocas funciones, quien puso en ejecución el drama “Torcuato Tasso”.

En la inauguración, después de la obertura, ejecutada a toda orquesta, se leyó a telón corrido, la oda compuesta por el joven literato español D. Manuel A. de La Sala, uno de los redactores del periódico de Londres “La Península Ibérica” y que se encontraba accidentalmente en Guatemala.

La noche del 30 de octubre de 1859 se presentó el drama “Un corazón de mujer” .  El 11 de noviembre del mismo año en la columna “Variedades” se informa al público de la primera representación de la Compañía de la Ópera italiana “Hernani” en el Teatro de Carrera.  Con esta ópera el maestro Verdi se inauguró la temporada.

Esa noche se vio una concurrencia escogida, los señores llegaron vestido con lujo y elegancia.  Asistió el señor Presidente, acompañado de sus señoritas hijas y de una parte de sus edecanes, entró a las 8 de la noche en el teatro, vestía uniforme y ocupó el palco principal que se le había destinado.  En aquel momento la orquesta ejecutó una marcha que por invitación de la comisión directiva del teatro, acabó de componer el señor Nicolae, maestro y director de orquesta.  Fue muy aplaudida.  Sería adoptada para los actos en que asistiera el señor Presidente, al teatro y a otras reuniones públicas.  El señor Presidente permaneció hasta el fin de la ópera.

El Teatro de Carrera también se empleaba para algunos bailes elegantes, como cuando se dio una despedida al Cónsul del Perú.

Alrededor del teatro se organizó un paseo con jardines. Algunas actividades en este teatro se  llevaron a cabo con los auspicios de la Sociedad Económica de Guatemala.  En él se pudieron presentar algunos artistas guatemaltecos, como fueron las señoritas Teresa Matheu, Felícita Martín, Joaquina Blanco, Adelaida Matheu, Guadalupe Lara Pavón, Julia Sinibaldi, Raquel Andreu, María y Elisa Dardón, Isabel Asturias, J. Blanco, unas cantaron y otras tocaron piano.

También pasaron obras de zarzuela y artistas como la señora Reyneri, Gabriela Romeral de Iroba, señor Muñoz, Vicente Segura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: