Posteado por: diariodelgallo | agosto 1, 2017

EL ÁRBOL DE ADÁN de Gerardo Guinea Diez

La trama es sobrecogedora y se logra una voz personalísima para contar la historia de ese crimen, de ese “sábado imposible”. Poco a poco el lector se sumerge en ese túnel de sombras, en la saeta de los recuerdos que no abandona a la voz dolorida. Todo se vuelve espectral, como si fuera una Comala de la barbarie; no hay énfasis pero sí un gran dolor contenido; no hay disparos pero sí una voz de mando en las tinieblas; no hay gritos pero sí un profundo miedo que atraviesa las páginas. De qué son culpables los pueblos, se pregunta la voz angustiada; no hay respuesta, pero yo digo: son culpables de ser inocentes. Héctor Peña Díaz Bogotá, 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: